Cristo siempre está a nuestro lado

26 Mayo   244   Opinión   SERGIO RODRIGUEZ VARELA
Columnista Diario El Centro SERGIO RODRIGUEZ VARELA
SERGIO RODRIGUEZ VARELA

Consejo de Pastores.

La vida de cada ser humano, por lo general está rodeada de problemas, dificultades y situaciones difíciles y muchas de ellas son traumáticas. Cuando estas se presentan, como quisiéramos no tener que enfrentarlas, sin embargo eso no es posible, el huir de ellas no significa que estas terminan, muy por el contrario pueden agravarse. Por lo que, queramos o no, llegado el momento vamos a tener que hacerle frente y con las mejores armas que dispongamos al momento.
El ser cristianos no nos exime de sufrir situaciones adversas, muy por el contrario la biblia nos enseña que las dificultades son necesarias para nuestro crecimiento y fortaleza espiritual, el apóstol Santiago 1:2 -4 nos habla de ello “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna” y agrega que debemos enfrentarlas con la sabiduría necesaria, la cual debe ser pedida a Dios. Alguien dijo: “Un diamante no puede ser pulido sin fricción al igual que un ser humano no puede ser perfeccionado sin pruebas”.


Nuestro Señor, en su enseñanza a sus discípulos les advirtió, “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo, he vencido al mundo” (Juan 16:33). En su enseñanza práctica los hizo pasar por serios y difíciles momentos a fin de que ellos pudieran tener una sólida fe en él. Es así que en una oportunidad les ordeno internase en el mar de galilea, mientras Él, se fue a un monte a orar, desde allí los observaba. Al venir la cuarta vigilia de la noche, cuando la barca parecía zozobrar, vino caminando sobre las aguas diciéndoles “¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!”. Los discípulos amedrentados por lo que sucedía, creían ver un fantasma, cuando le reconocieron, Pedro le dijo: “Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas” (Mat 14:28).


Ante la ausencia de la seguridad que ellos sentían con Cristo, se sintieron amedrentados, es exactamente lo que nos sucede ante las dificultades, ellas nos paralizan, el miedo nos invade, dejándonos muchas veces incapaces de actuar. MI Estimado lector, el miedo es el principal obstáculo para tener y vivir una fe autentica y sólida en Cristo, debemos recordar que nunca sabremos la medida de nuestra fe hasta que no nos enfrentamos a las dificultades. Por otro lado nunca nuestra fe en Cristo será vigorizada, si no experimentamos las pruebas. Es en las pruebas que Él, se manifiesta a nuestro favor. Es en la enfermedad, que experimentamos su poder sanador; Es, en la escases, que evidenciamos su poder proveedor; Es en el Peligro, que conocemos su poder protector, Es en la soledad que experimentamos su compañía.


Los discípulos, no fue hasta que tuvieron esta experiencia que se dieron cuenta del cuidado de Cristo. Nosotros debemos recordar que Cristo es el mismo, el no cambiado, y Él, ya lo dijo que estaría con nosotros todos los días (Mat 28:20). Por lo que en sus dificultades, él también está a su lado. Amen.