Cumbre de Acción Climática 2019: El vaso medio vacío

04 Octubre a las 23:03   229   Opinión   Andrea Gartenlaub
Columnista Diario El Centro
Andrea Gartenlaub

Profesora Asistente. Investigadora CEGES. Universidad Autónoma de Chile

La Cumbre de Acción Climática realizada la pasada semana en Nueva York acaparó titulares durante días. La ciudad fue el lugar donde líderes políticos como Angela Merkel, Emmanuel Macron y el Presidente Piñera alzaron sus discursos, contándose con la breve presencia de Donald Trump, en papel de espectador. ¿La razón? Estados Unidos no fue invitado a la cita, dudoso honor que compartió con Brasil, Australia, Corea del Sur, Arabia Saudita, y Japón, países vetados debido a la indolencia de sus gobiernos frente a los acuerdos medioambientales.

 

 

 

La efervescencia del momento fue canalizada a través de jóvenes en marchas multitudinarias, encabezados por Greta Thunberg, una niña sueca de 16 años, que se ha transformado en líder y rostro visible del activismo medioambiental. Greta, quien cruzó el Atlántico en un velero impulsado sólo por el viento, dio uno de los discursos más electrizantes que se hayan escuchado en la historia reciente de la ONU: “Me han robado mis sueños y mi infancia con sus palabras vacías. Y sin embargo, soy de los afortunados. La gente está sufriendo. La gente se está muriendo. Ecosistemas enteros están colapsando. Estamos en el comienzo de una extinción masiva” señaló ante una sala estremecida, mientras su intervención se viralizaba en segundos a través de las redes sociales.

 

 

 

Ella no ha sido la única que ha dado la alarma. Miles de científicos, medioambientalistas, políticos como el ex vicepresidente norteamericano Al Gore, e incluso estrellas como Leonardo DiCaprio, llevan años clamando a los gobiernos por acciones concretas y coordinadas contra el cambio climático. En este esfuerzo, el último de los grandes acuerdos, París 2015, plantea la descarbonización total de las economías para el año 2050.

 

 

 

 

A pesar del poder icónico de Greta, la Cumbre de Nueva York ha cerrado con más decepción que optimismo. Casi 70 países comprometieron el recorte de sus emisiones, principalmente los europeos. Sin embargo, Estados Unidos, India y China -tres de los principales emisores de gases invernadero del mundo- no se sumaron a los acuerdos. 

 

 

 

 

Esperamos que Chile, próximo anfitrión de la Conferencia sobre Cambio Climático COP25, que se realizará en el país en el mes de diciembre, dé un nuevo impulso que aumente los países comprometidos a bajar las emisiones, y de paso, lograr cumplir su propia meta: cerrar las centrales termoeléctricas nacionales antes de 2040.