Defensores/as Todos/a

15 Enero   616   Opinión   Jose Luis Craig
Columnista Diario El Centro Jose Luis Craig
Jose Luis Craig

Abogado, Magister en Criminología y Justicia Penal, Magister en Gestión y Políticas Públicas Defensor Regional de Maule.

El sistema de defensa penal pública creada por la ley que dio vida a nuestra defensoría el 10 de marzo de 2001, es bastante particular.
Ya en su artículo cuarto crea un organismo extraño, el que denomina Consejo de Licitaciones de Defensa Penal Pública, que nos da luces respecto de la dualidad de defensores y defensoras que contempla.
Y esta dualidad se traduce en un novedoso sistema mixto de prestación de defensa penal, que consiste en que un cierto número – aproximadamente un 70% - de los defensores y defensoras que asisten a los usuarios/as que son acusados de un crimen, simple delito o falta, son contratados por el Estado a través de un sistema de licitación.
El restante 30% de los abogados y abogadas defensoras, son funcionarios públicos a contrata, y su actuar se rige íntegramente por el Estatuto Administrativo, siendo funcionarios del servicio creado por la ya señalada ley 19.718, Defensoría Penal Pública, servicio relacionado al ejecutivo, a través del Ministerio de Justicia.
Pero en lo que importa a la mirada del ciudadano/a, que es si en el trabajo que desempeñan unos u otros, existen o no diferencias debemos decir de inmediato que tanto los defensores/as licitados, como los defensores/as institucionales tienen las mismas obligaciones, y cumplen con su trabajo de idéntica manera, por lo cual forman, en los hechos, un solo cuerpo de defensores penales públicos en todo el país.
En efecto que unos deban renovarse año a año por decisión de su superior jerárquico, y que otros presten servicios al Estado a través de empresas o personalmente, por tres años, por contratos regidos por el Derecho Administrativo, no implica diferencia alguna para el imputado o imputada que tiene las mismas atribuciones para exigir idéntica conducta respecto ambos: Una defensa de calidad.
Para resguardar que la conducta de todos los defensores y defensoras del pis sea de calidad la ley contempla cuatro mecanismos de control como son los Reclamos de Defensa, las Auditorías Externas, las Inspecciones de Defensa y los Informes Semestrales de Gestión.
Este novedoso sistema ha demostrado eficacia en cobertura y calidad, permitiendo, hasta ahora, responder a las variaciones de demanda que han ocasionado diversos eventos, como la creación de nuevas regiones, de nuevos delitos, el trasvasije de la justicia militar a la civil, aumento de tribunales con competencia penal, aumento de fiscales por el plan de fortalecimiento institucional, entre otros eventos.
Obviamente todo sistema es perfectible, y en eso está la Defensoría trabajando año a año, y podemos decir que estamos en una etapa de consolidación del sistema mixto. Esperamos poder seguir cumpliendo nuestros objetivos con este sistema de colaboración público- privado, que va en consonancia con la forma de satisfacer las necesidades ciudadanas en el mundo moderno.