Desafíos de infraestructura para la conectividad del Maule

16 Marzo   598   Opinión   Paolo Carrera Venegas
Columnista Diario El Centro Paolo Carrera Venegas
Paolo Carrera Venegas

Presidente regional Cámara Chilena de la Construcción

Quienes vivimos en el Maule vemos como, año a año, crece el parque automotriz en nuestras ciudades. Lo anterior, sumado al déficit de infraestructura vial urbana e interurbana, se traduce en mayores tiempos de desplazamiento, calles y carreteras colapsadas en horas punta, lo que afecta no sólo nuestra productividad, y por consiguiente el desarrollo regional, sino que repercute directamente en nuestra calidad de vida.
De acuerdo a información del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), del 2013 a 2017 el parque vehicular ha crecido, en nuestra región, del orden del 28%, liderando este aumento las comunas de Maule (121%); Pelarco (121%); Retiro (63%); Longaví (56%); Talca (40%); San Clemente (31%) Linares (30%) y Curicó (19%).
Si bien, localmente se han desarrollado proyectos de infraestructura vial que aportan a la conectividad y movilidad, tanto al interior de nuestras ciudades como a nivel interurbano, la inversión en este tipo de obras no ha sido la suficiente para abordar los requerimientos propios al crecimiento de las comunas y de la región, existiendo un creciente déficit de la capacidad vial.
Particularmente en Talca, la ciudad más poblada del Maule, el mayor déficit, de acuerdo al último Informe de Infraestructura Crítica para el Desarrollo (ICD), es el de infraestructura vial urbana, el cual requiere de la inversión de 1.500 millones de dólares para ser saldado al 2027. Lo desalentador es que esta brecha de infraestructura no se ha reducido significativamente los últimos años.
Este escenario se reproduce en toda la región, principalmente en las capitales provinciales, y se aprecia también en nuestra vialidad interurbana, sobre todo en la Ruta 5 Sur, principal vía estructurante que conecta a nuestras capitales provinciales, con el resto de las comunas de la región y también con el resto del país.
Aquí vale la pena detenerse en el análisis, debido a que la Ruta 5 Sur, en ambos tramos que atraviesan nuestra región, Santiago-Talca y Talca-Chillán, requiere de mejoramientos para la modelación de un proyecto de infraestructura acorde a los requerimientos de conectividad actual, capaz de cumplir con un estándar que permita un desplazamiento eficiente de los miles de usuarios que utilizan esta vía diariamente y la carga que circula entre los sectores productivos y sus destinos, tanto dentro de la región como hacia resto del país.
Y es que tres de las más pobladas ciudades del Maule se enfrentan a problemas similares de conectividad, gatillados principalmente por las barreras artificiales que las dividen en oriente y poniente. Tal es el caso de Talca y Curicó, donde ambas comunas son atravesadas tanto por la línea de ferrocarriles como por la Ruta 5 Sur, haciéndose evidente la necesidad de aumentar el número de cruces a estas vías con el objetivo de contribuir a la descongestión de dichas ciudades y mejorar la conectividad interna.
Algo similar ocurre en Linares, en una menor escala, pues la comuna también es dividida pero sólo por la línea del tren. En este caso, la relevancia radica por mejorar la conectividad entre la carretera y la ciudad, pues a la fecha existe únicamente un acceso principal y un acceso secundario, lo que limita en este último caso el ingreso a la comuna sólo de vehículos provenientes del sur y permite la salida del sector sur de la ciudad únicamente hacia el norte.
Como gremio, creemos que es prioritario trabajar en conjunto con los actores involucrados con el objetivo de actualizar los planes de transporte urbanos de nuestras ciudades; definir una planificación territorial acorde a los tiempos; además de contar con una cartera de proyectos de infraestructura vial, con sus respectivas factibilidades, y el apoyo de nuestras autoridades para asignar los recursos necesarios, que nos permitan abordar desde los requerimientos integrales de nuestros habitantes hasta los de los sectores productivos y de todos quienes habitamos el territorio.