Día de las Regiones: reducción de la brecha digital

01 Abril   347   Opinión   Pelayo Covarrubias Correa
Columnista Diario El Centro
Pelayo Covarrubias Correa

Presidente Fundación País Digital

Conmemoramos un nuevo Día de las Regiones, momento para celebrar las riquezas de nuestra particular y diversa naturaleza, pero por, sobre todo, para reflexionar sobre las grandes deudas que aún tenemos con ellas y sus habitantes de manera de lograr avanzar en conjunto hacia un desarrollo integral de Chile.

Hace algunos meses, desde Fundación País Digital, dimos a conocer nuestro estudio ‘Brecha en el uso de Internet: una expresión de la exclusión social’, donde pudimos ver que el país ha avanzado muchísimo en los últimos 5 años en el uso de la red (desde un 58% de uso en 2013 a un 72,7% en 2018), pero aún queda trabajo por hacer.
La brecha digital es un fenómeno social complejo, reflejo de desigualdades educacionales, diferencias culturales y demográficas y muchas otras, que muestra la separación que existe entre las personas que utilizan las tecnologías de la información y comunicación como parte de su rutina diaria y aquellos que no tienen acceso a las mismas y, aunque lo tengan, no saben cómo utilizarlas.
Pero hay esperanzas, diferentes proyectos están surgiendo desde la participación público privado que nos pueden ayudar a acelerar la mejora de estos desafíos.
Primero, #Compromiso País, proyecto liderado por el Ministerio de Desarrollo Social y que ha comprometido el esfuerzo de una mesa público, privada, social y académica, para terminar con las localidades en Chile sin conexión y a corto andar nos muestra que a través del trabajo conjunto podemos entender y priorizar la solución.
Segundo, Digitaliza tu Pyme, proyecto liderado por el Ministerio de Economía y con la participación y apoyo de un grupo numeroso de fundaciones e instituciones públicas y privadas, están permitiendo recorrer Chile, entregando talleres gratuitos de manera que estas se suban al carro de la Transformación Digital y adopten herramientas que son sencillas y de bajo costo, permitiéndoles adoptar las nuevas tecnologías, mejorar su productividad y disminuir las brechas descritas.
En esta cuarta revolución industrial, en donde los desafíos que tenemos son cada vez mayores para mantener nuestros niveles de competitividad y mejorarlos, tenemos que trabajar todos por el desarrollo de nuestras regiones.