Martes, 16 de Octubre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos

Opinión

Diario El Centro

Jorge Navarrete Bustamante

Hace uno días se realizó el cambio de folio de nuestro diario. Ello es una ceremonia formal pero con mucho contenido acerca del cierre de una etapa –con todo lo que ello trasunta-, y la obertura hacia una nueva, en que siempre se desea sea mejor que la anterior.

Digo nuestro diario porque lo siento así. Forma parte de mi historia de vida desde hace 29 años cuando empecé a escribir mis primeras columnas, y que continúa hasta el día de hoy.
Crear y desarrollar un diario no es fácil. Se requiere de mucha visión, de transpiración y, sobre todo, de resiliencia.
Todos presionan. Pocos ofrecen desinteresadamente aportar en pos de la verdad, la información, la entrega de valores, o para entretener.
De ello he sido testigo, de cómo desde generales a obispos y frailes; de senadores a concejales; de intendentes a dirigentes sociales; y de empresarios a sindicatos y medioambientalistas, hasta estigmatizan la línea editorial, y al propio dueño, si una noticia les incomoda.
Hoy, entrego mi testimonio que al suscrito jamás se le objetó, mucho menos se le vetó, una columna u opinión, aun cuando escribí que me parecía una cobertura más de relaciones públicas que periodística respecto de una autoridad e institución, hoy en una elocuente crisis.
Por cierto puede a veces existir ello como involuntarias omisiones o reduccionistas redacciones, o atrasadas coberturas; empero recordemos que un diario es parte de las Ciencias Sociales lo que explica una complejidad tan desafiante como la sociedad en que actualmente vivimos y convivimos.
El Centro, es un activo regional que debemos atesorar pues cuando en una sociedad es inexistente una prensa independiente o libre, pierde la ciudadanía toda: las injusticias y cegueras campean en todos los puntos y sentidos.
Este querido diario ha sido la mejor expresión de un emprendimiento familiar con arraigada identidad maulina. Y en ello, la familia Aldana Norambuena merece nuestro respeto y reconocimiento mayor.
Me dolió mucho no ver en la foto del lunes 15, a César. Yo le quiero mucho pues ha dado tanto por el Diario y por el Maule, que no existen palabras para describirlo.
Sé que anhelabas estar en este cambio de folio pues has sido la esencia, el Alma –como a te gusta decir- de Diario El Centro.
Son muchas vivencias que dan cuenta de todo ello. Desde que empezara allá en calle 3 Oriente esquina 4 Sur, hasta hoy en la histórica avenida Lircay. Desde esas máquinas de escribir con engranajes de metal y luego de grueso plástico, hasta las computadoras sofisticadas de impresión que posicionan al diario e imprenta como líderes en el país.
Ha sido un caminar duro pero fecundo, propio de las grandes y buenas obras.
Querido César, Andrea y equipo maravilloso de Diario El Centro, sólo me cabe decirles: continúen por esta senda de amor por el Maule y por la verdad verificada con el coraje moral que les identifica y les diferencia de los serviles ante los poderes institucionales y fácticos.
Larga vida para ti querido César, y para nuestro querido Diario El Centro.

Volver a opinión

Comentarios