Jueves, 15 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil

Opinión

Duao y el fuerte

Horacio Hernández Anguita

Villa Cultural Huilquilemu de la UCM

El Maule, “río de lluvia” en voz mapuche, tenía un vado muy propicio para ser cruzado a pie. Por ahí transitaron desde tiempos inmemoriales de norte a sur y viceversa los habitantes del territorio. La toponimia de la localidad, “duam-hue”, Duao, significa lugar o paso donde hubo siempre un “asunto por tratar”, una “negociación”, “mensaje” o “negocio”, “lugar donde se reúnen los toquis”. Tal es el origen del nombre Duao, del mapudungun, loca¬lidad situada en la ribera norte del Maule, cerca del actual poblado del mismo nombre.
Al sur del gran río habitaban “los hombres de la tierra”, los mapuches, cuya lengua predominó en gran parte del territorio de Chile. Muy temprano se establece una frontera natural, el río Maule. Siglo anterior al conquistador español, llegaron los incas, imperio del culto al sol, cuya sede principal estuvo en el Cuzco. La mayor extensión imperial, abarcó desde el Ecuador, hasta el río Maule, donde los naturales resistieron su paso, quedando, sin embargo, el influjo de una cultura originaria muy notable de la América del Sur.
Uno de los pueblos de indios de significativa presen¬cia identificada en el siglo XVI, es Duao, donde, el gobernador don Alonso de Sotomayor mandó construir un fuerte en 1584. Esta construcción, debió tener en cuenta la posición estratégica de paso y frontera, ya que el vado facilitó el trán¬sito por el caudaloso Maule. Los conquistadores establecieron el fuerte en la ribera norte, probablemente sobre el cimiento del edificado por los incas, ya que los españoles po¬blaban donde había asentamientos.
Época marcada por episodios bélicos, los conquistadores, sin embargo, no logran domi¬nio fácil del territorio, sobre todo al sur del Maule. Aunque muchos lugareños sometieron sus vidas al invasor, otros quisieron huir hacia el territorio austral. He ahí el fuerte, que custodió la frontera y tránsito tanto hacia el norte como para el sur.
La importancia del fuerte en los siglos de la dominación española implicó un destacamento militar permanente. Por ello, el equipamiento de materiales y pertrechos a la fortaleza. Había que proveer a la necesidad de los soldados, más todavía, cuando la guerra de Arauco recrudecía en conflictos.
Todo esto nos indica cuán apreciable fue Duao, tanto antes como después de la llegada de los españoles. En efecto, por la población de indios y el fuerte edificado allí, Duao, constituye un punto de referencia clave para la obtención de noticas sobre los habitantes de la comarca de Huilquilemu y lo que será Talca. Pues podemos suponer, que hubo una conexión entre los pobladores del territorio, donde la mayor presencia y tradición, sin duda, la tuvo Duao.

Volver a opinión

Comentarios