El alarmante mundo de hoy

20 Mayo 2018   912   Opinión   SERGIO RODRIGUEZ VARELA
Columnista Diario El Centro SERGIO RODRIGUEZ VARELA
SERGIO RODRIGUEZ VARELA

Consejo de Pastores.

En la actualidad, el escuchar las noticias para muchos resulta horrible, repulsivo, basta detenerse frente a los noticieros para ver la barbarie a que estamos llegando. Lo cotidiano de estas, es: muertes, asaltos, abusos, maltratos, corrupción en todos los niveles, delincuencia, tráfico de drogas, etc. Alguien dirá siempre ha sido así, lo que pasa es que hoy hay mayor información. No obstante, los que estamos en la tercera edad pensamos distinto, ya que nuestro mundo era diferente, hoy se han perdido todos los valores y lo que es peor nos sumergimos cada día más y más en la inmundicia moral.
¿Por qué hemos llegado a estos extremos? ¿Cuál es la causa? Lo que hoy vivimos, no es otra cosa que consecuencias de un proceso (político) sistemático que se ha llevado a cabo en el tiempo y no nos hemos dado cuenta. Es como el experimento del sapo en la olla, “Cuando este está dentro de la olla con agua, se siente cómodo, el problema es que ha sido colocada en el fuego, lentamente esta se calienta y el sapo no percibe lo que está pasando hasta que esta está hirviendo y ya no puede escapar de ella”. Los cambios de valores, principios y normas en la sociedad, han sido graduales, lentamente los que han promovido los cambios, han ido socavando los cimientos de ella y no los hemos percibido. Es tanto, que no nos dimos cuenta como han desintegrado la principal célula de la sociedad como lo es la familia, a la cual debían haber fortalecido. Hoy es normal convivir y no casarse, es más se han creado otros modelos de familia contraria al diseño original que Dios nos ha dado (Gen. 2:21-25). El problema es tan grave que muchos que se dicen cristianos piensan que es mejor, convirtiéndose en apostatas del cristianismo.
¿Cómo podríamos revertir este mundo que se cae a pedazos? La solución es sencilla, simplemente debemos volver al original. Para ello es necesario que los padres asuman el rol que Dios les ha dado frente a sus hijos, esto es contrario a lo que piensan algunos, que los Hijos no son bendición. Responsable y bíblicamente les digo: “Los Hijos son una Bendición de Dios”, por cuyo motivo se debe volver a Entronizar a Dios en los Hogares. Los Padres si quieren tener hijos afectuosos, responsables y respetuosos de los demás, deben volver a Exaltar a Dios en sus vidas y enseñarles el primer y más grande mandamiento, como lo expresa Jesús: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente” (Mat 22:37), solo así llegara a practicar el segundo que es similar al primero, “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mat 22:39). La promulgación de esta gran verdad es ancestral no solo en la sociedad Judía, sino también en la Cristiana y que consistía en trasmitirles a los hijos, a las nuevas generaciones a quienes se les debía repetir en los hogares, en los caminos, al acostarte y al levantarte (Deuteronomio 6: 4-7), a fin de que estas se grabaran en su corazón.
Aún recuerdo mis años de infancia (1960), comenzaba mi escolaridad en Lota, mi escuela “Matías” (publica), en ella, no se iniciaba la clase si primero no se invocaba el Padre Nuestro. Lo anterior dicta muy lejos de lo que hoy se ve en la enseñanza pública, (falta de respeto, desorden, gritos, etc.) Ese es el resultado de lo que han promovido y vociferado algunos gobiernos y políticos de turno, su slogan es: “Saquemos a Dios de nuestras aulas y del congreso”. Señores, debemos entender que separados Dios nada podemos hacer (Juan 15: 1-8). Por lo que es urgente Volver a las Sendas antiguas, Amen.