El camino para Combatir la pobreza: ¿Crecimiento o redistribución del ingreso?

19 Abril   282   Opinión   Jennifer Rivera Arroyo
Columnista Diario El Centro
Jennifer Rivera Arroyo

Vicedecana Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile

En nuestro país, al igual que en la gran mayoría de los países desarrollados, surge cada cierto tiempo un antiguo, pero también clásico debate, relativo a lograr establecer cuál es la mejor vía para disminuir los índices de pobreza presentes en toda sociedad. Dicha discusión, que suele estar fuertemente influenciado por posturas filosóficas, políticas, sociales y económicas, termina generalmente con el choque de dos posiciones: una que propone como solución la redistribución de los ingresos, lo que en la práctica implica extraer renta de los segmentos con ingresos más altos y traspasar ésta a aquellos con ingresos menores, y, otra que sostiene que la vía del crecimiento económico es el mecanismo sobre el cual se sustenta la respuesta a este problema.
En este sentido, existen algunos antecedentes que entregan evidencia empírica de relevancia y que son importantes de considerar al analizar esta trascendental temática.
Hace algunos años, el ex ministro de hacienda, Rodrigo Valdés, publicó un artículo en el que, tomando datos del FMI y del Banco Mundial, analizó las causas del incremento en el ingreso real en Chile entre 1990 y el 2015. En este período, el 20% de la población con menores rentas vio incrementado su ingreso debido a políticas redistributivas en un 41,2%, y por efectos de crecimiento económico en 280% (es decir, el crecimiento aportó casi 7 veces más al incremento de la renta que la redistribución); para el segundo quintil (esto es, el siguiente 20% de menores rentas) el efecto redistributivo incremento sus ingresos en 34,8% y el económico en 280%.
Por su parte, el centro Libertad y Desarrollo realizó el 2015 un estudio similar buscando separar las razones que generan una disminución de la tasa de pobreza entre redistribución del ingreso y crecimiento económico. Según este, en el período 2006 a 2013, la disminución en la tasa de pobreza se debió en un 30% al efecto redistribución y en un 70% al crecimiento económico.
Con todo, las cifras y resultados de las investigaciones antes señaladas avalan que para la superación de la pobreza el crecimiento económico es una herramienta más poderosa que la redistribución del ingreso, lo que sin duda constituye un antecedente muy relevante para los futuros debates que se generen en esta materia en nuestro país.