Errores no forzados

27 Marzo 2018   1032   Opinión   José Luis Craig Meneses
Columnista Diario El Centro
José Luis Craig Meneses

Abogado, Magister en Criminología y Justicia Penal Defensor Regional de Maule.

Muchos critican -las más de las veces injustamente- a los jueces a la hora de resolver sobre un conflicto penal. Tal vez lo anterior se debe al desconocimiento de cómo opera el sistema, pese a que ya ha cumplido 17 años de funcionamiento. En relación a ello diremos que el sistema penal descansa, como gran parte de la vida jurídica también lo hace, en la buena fe, que en este tema adopta un apellido: “procesal”
Lo anterior, implica que los jueces con competencia penal en Chile, esto es los jueces de Garantía y los del Tribunal de Juicio Oral, al tomar sus decisiones deben hacer fe de que lo que se les presenta como evidencia o prueba es confiable, verídica y obtenida de conformidad a la Constitución y a la ley. Esto significa que en gran medida los jueces dependen para la corrección de sus decisiones de lo que los terceros le aporten y estos son, por lo general, los abogados defensores, fiscales o querellantes, los testigos, los policías y los peritos. Si estos fallan, muy probablemente, dado el rol pasivo que en un sistema acusatorio tienen los jueces, estos equivocarán su fallo y no se acercarán a hacer justicia de manera alguna.
Los tristes episodios que hemos vivido últimamente a nivel nacional y regional nos ejemplifican de manera dolorosa que si esos terceros actúan dolosamente o tan solo negligentemente, difícil será recuperar la confianza de la gente en el sistema de justicia en su conjunto.
Lo ocurrido en Carabineros en la denominada “Operación Huracán”, de comprobarse definitivamente, es una vergüenza, ya que en palabras coloquiales implican que los policías ayudados aparentemente por civiles expertos de dudosa competencia, inventaron y plantaron prueba inculpatoria en contra de imputados en diversas partes del territorio nacional.
A nivel local, pero no por ello menos delicado, el hecho de que hasta la fecha se hayan detectado varios errores en la entrega de los resultados de las alcoholemias en nuestra región, debido presumiblemente a negligencias en el manejo de la evidencia y de las muestras en el interior del Servicio Médico Legal local, ha generado que sea necesario revisar meses de procesos y que eventualmente cambien en algunos casos los resultados de los proceso penales ya conocidos por la justicia maulina.
Estos errores no pueden ser “achacados” a los jueces, pero afectan la credibilidad del sistema en su conjunto, en circunstancias que la importancia y trascendencia para la vida de las personas exige a los terceros colaboradores la mayor dosis de ética y diligencia en su trabajo, tal como a cualquier profesional se le exige en su rol, razón por la cual de comprobarse culpa o dolo en cualquiera de estos casos o en otros debiera ser sancionado proporcionalmente por las vías pertinentes.