Formación de trabajadores sociales contemporáneos

04 Enero   432   Opinión   Víctor Yáñez Pereira
Columnista Diario El Centro Víctor Yáñez Pereira
Víctor Yáñez Pereira

Universidad Autónoma de Chile

Apostar por Trabajadores y Trabajadoras Sociales con autonomía y autenticidad creadora, implica una formación capaz de romper las falacias de miradas míticas, casuísticas, voluntaristas y moralizadoras respecto a ¿qué es Trabajo Social? Esto, evita reducir la profesión a la ayuda al prójimo, al socorro de desvalidos, la buena fe de servir, el hacer el bien sin mirar a quien, tan propios del altruismo como de la filantropía, cada cual inspirada en la caridad cristiana universal. Allí se evidencian perspectivas anacrónicas, dando muestras de que la complejidad de nuestro oficio supera la complejidad de quien no es Trabajador Social.
La identidad radica en la construcción del estatuto, estatus y función que las profesiones ocupan en la sociedad. Por esto, la carrera de Trabajo Social en la Universidad Autónoma de Chile ofrece distinciones para aprender a nombrar y re-posicionar a la profesión y sus incidencias contemporáneas. Somos una disciplina que configura y reconfigura procesos de investigación/intervención dispuestos al cuestionamiento y la alteración de cualquier orden (macro-micro social) que constriña a las personas en tanto ciudadanos reflexivos y activos, contribuyendo a interpretar y confrontar todas las formas de discriminación, exclusión y agravios morales; no limitados a la pobreza económica.
Nuestra formación robustece la actitud indagatoria y propositiva de los futuros colegas, basados en una educación emancipadora que potencia y propicia sus cualidades innatas, aceptándolos como protagonistas y no como fiduciarios de un modelo educativo. Pensamos en líderes de un proyecto ético-político vanguardistas, articulando institucionalidades público-privadas, marcos teóricos de comprensión y métodos pertinentes a múltiples contextos y escenarios emergentes, formulando respuestas consistentes con las nuevas demandas sociales, que nacen tras la deuda que la sociedad mantiene con los derechos propios de la condición humana.