Miércoles, 19 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado

Opinión

Frente al proyecto de ley de identidad de género

Sergio Rodríguez Varela

Consejo de Pastores

El actual proyecto de ley identidad de género, su texto original fue presentado por vía moción por los/as senadores/as Lily Pérez, Ximena Rincón, Camilo Escalona, Ricardo Lagos y Juan Pablo Letelier. En la sesión del 18 de junio del presente año, se aprobó incluir a los adolescentes entre los 14 y 18 años; quienes de aprobarse la ley los menores de 14 años podrán acceder al cambio de nombre y sexo registral (sexo al nacer).
El proyecto de ley se votará en el Congreso el martes 4 de septiembre, de aprobarse tal y como está diseñado creemos que traerá nefastas consecuencias muy en especial en muchos de los adolescentes que erradamente y sin mayor información hayan optado por este camino. Ellos (muchos), no nos cabe duda que lo lamentarán posteriormente. ¿Por qué creemos que lo lamentaran? Un menor de 14 años, es un adolescente, en otras palabras, está en una etapa de transformación de un infante antes de alcanzar su edad adulta. Es en esta etapa cuando el adolescente presenta una serie de problemas conductuales, pero luego al alcanzar su propio “Yo” querrán corregir la decisión errada, no obstante, estarán las experiencias que difícilmente podrán olvidar.
La adolescencia, es una etapa de maduración (algunos la ubican entre los 13 y los 20 años), y que no sólo acontece en el propio adolescente, sino que también se conjuga con su entorno. Cuando hablamos de la etapa de la adolescencia, estamos hablando de una serie fundamental de cambios tanto psicológicos como físicos. Entre los principales cambios que se experimentan está el establecimiento de la identidad sexual.
Uno de los puntos de este proyecto de ley y que lo consideramos peligroso, es que permite que los menores de edad puedan decidir sobre su identidad de género sin el consentimiento de sus padres y violando lo que es la patria potestad. Por naturaleza nos asiste a los padres el derecho de educar a nuestros hijos, pero a la vez a los hijos le asiste el derecho de ser educados por las personas que más los aman (por lo general son sus propios padres). Creemos que al momento de decidir un adolescente por su propia voluntad y sin el consentimiento de los padres, se vulnera nuestros derechos naturales.
Por otro lado, creemos que este proyecto de ley, no es aislado, sino que está unido a otras leyes que ya han sido aprobadas y que obedecen a imposiciones de organizaciones internacionales. Lo que hoy se ve es una Ideología extrema, esparcida en todo el mundo occidental, basta mirar a las naciones vecinas. Lo que nosotros vemos, es que todo este tipo de leyes que sistemáticamente se han llevado adelante, se levantan no solo contra la familia sino contra los fundamentos en que las sociedades a través de la historia se han formado y desarrollado. No solo se levantan contra la familia sino contra la fe y muy en especial contra el Cristianismo, en consecuencias que Cristo y su evangelio valida al hombre en toda su esencia (Mateo 16: 26 qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma? Señores congresistas, como atalayas de Cristo, en todo el país estamos expectantes y atentos a todo el proceder legislativo. Esperamos a que tomen la mejor decisión considerando los fundamentos que Dios ha establecidos para la humanidad, El cielo y la tierra pasaran más su palabra permanece para siempre. Dios les bendiga. Amen.

Volver a opinión

Comentarios