Globalización y feria del folclor

18 Noviembre 2018   1325   Opinión   Horacio Hernández Anguita
Columnista Diario El Centro
Horacio Hernández Anguita

Villa Cultural Huilquilemu de la UCM

Nuestra actual época de globalización tecnológica es asimismo la época en que surge más agudamente la conciencia por el patrimonio cultural y natural. En medio de la pluralidad de culturas y formas de vidas, visiones y valores que por un mundo interconectado se nos hacen presentes, ¿qué distingue a nuestro patrimonio cultural? Al decir “patrimonio cultural”, afinamos la mirada en lo exclusivo de los humanos: su quehacer configurador de mundos, heredero y transmisor de historia. ¡Únicamente el hombre hereda y trasmite!
Es indispensable que las universidades aporten al debate y reflexión pública, para reconocer socialmente lo que hoy es significativo y relevante tutelar para las generaciones futuras. El “patrimonio natural”, por su parte, pone el acento en la preservación y resguardo de regiones o espacios naturales, que a todos nos incumbe, en razón de que el mismo planeta y el ecosistema enfrentan la amenaza de un estilo de vida destructivo.
En el país hay muchos espacios, construcciones, zonas típicas, santuarios naturales e inmuebles custodiados en razón del valor reconocido que poseen para el presente; por los hitos o acontecimientos trascedentes que rememoran el pretérito y lo hacen vigente. Pero, sobre todo, se protegen en razón de las futuras generaciones y el significado que poseen. Con ello transmitimos la memoria que da continuidad histórica y futuro al país.
Chile tiene mucho que crecer en el ámbito del patrimonio cultural. Por desgracia, una fiebre por lo nuevo, que va unida al desprecio constante por el pasado, repite una y otra vez el torpe “borrón y cuenta nueva”. Pronto olvidamos lo que se hizo y quién lo hizo... Vivimos del instante, sin perspectiva histórica. Ello nos enceguece. Estrecha la mirada del actual presente y del futuro, dejándola sin pasado vivo, sin historia ni raíces.
En la Villa Cultural Huilquilemu de la Universidad Católica del Maule tenemos un prestigioso recinto patrimonial, que ha contribuido y contribuye en el presente, al cultivo de la memoria histórica, favoreciendo las expresiones artísticas, folclóricas y tradicionales de la región del Maule. La bella edificación del siglo XIX, fue declarada Monumento Nacional, en categoría de Histórico, el 15 de octubre de 1986. A través de su labor, Huilquilemu ha estimulado la interacción con la comunidad local y la de artesanos, y, en general, con los exponentes de diversas manifestaciones del arte y de las culturas, favoreciendo siempre las formas de vida genuinas del Maule.
La 22ª Feria del Folclor de Huilquilemu, visibiliza en el presente global, las expresiones más típicas e ilustrativas de nuestro patrimonio cultural.