¿Imperialismo en regiones?

04 Septiembre   554   Opinión   Carlos Reveco Mendoza
Columnista Diario El Centro Carlos Reveco Mendoza
Carlos Reveco Mendoza

Presidente Junta de Adelanto de Constitución y director de la Junta de Adelanto del Maule.

Desde hace ya unos diez años que se vienen instalando en las distintas ciudades de la Región del Maule, negocios bastante grandes y surtidos e incluso algunos similares a un supermercado por la magnitud de sus instalaciones, los cuales han provocado el cierre masivo de locales comerciales de chilenos, cuyos dueños hoy se debaten por salir adelante difícilmente, entre otras cosas porque que han tenido que cambiar el rubro de su vida y que siempre tuvieron, el comercio detallista. Me refiero al comercio chino con artículos de todo tipo, desde ferretería a ropa y a precios imposibles de competir para los negocios chilenos, muchos de los cuales han tenido que cerrar por esta razón. Me atrevería a decir, que al menos en la ciudad de Constitución, los negocios chicos tanto de chucherías, de herramientas, artículos plásticos, cristalerías, artículos de regalo, ropa, zapatos y un largo etc., han cerrado en un porcentaje superior al 90%. Hay que considerar, además, que estos negocios chinos cuentan con una mayoría de trabajadores de su nacionalidad, la mayoría de los cuales, ni siquiera hablan español. También han ocurrido denuncias de mal trato y sueldos miserables del personal que labora en estos locales. 

 

Todos nos hemos enterado por la prensa este último año, a propósito del problema de USA con la empresa china Huawei, que todas las empresas chinas obedecen directrices emanadas del gobierno chino y que esto está expresamente consignado en las leyes de ese país, lo que indica que es un hecho indubitable. Y si a este hecho grave para el funcionamiento del libre mercado, como el chileno, le sumamos que la mano de obra en China es extremadamente barata, tenemos el cuadro completo. No habrá empresa nacional que pueda competir dentro de nuestro país con las empresas chinas y así hemos visto este último tiempo, como han cerrado varias empresas nacionales de larga data, como eran las textiles, las fábricas de zapatos, las de artículos de fierro, etc. Esta situación mercantil, desgraciadamente está golpeando nuestras ciudades de la Región del Maule, afectando gravemente la vida de provincia, de nuestros vecinos, de nosotros mismos. Es hora que las autoridades regionales pongan en alerta al gobierno central de esta grave anomalía que ha distorsionado el libre mercado y el comercio en la Región del Maule, para que realicen una revisadita a los tratados de libre comercio, que tal como están, solo dan facilidades de importación a los foráneos asiáticos en franco desmedro del comercio detallista local y empresarial a nivel nacional.