Infraestructura de doble impacto: Conectando Chile integrando a Talca

30 Marzo   417   Opinión   Paolo Carrera Venegas
Columnista Diario El Centro Paolo Carrera Venegas
Paolo Carrera Venegas

Presidente regional Cámara Chilena de la Construcción

 

Las personas están cada vez más interesadas en el desarrollo y calidad de vida de sus ciudades y lo dejan de manifiesto al querer ser partícipes y coautores de las decisiones que se toman en cada una de ellas.
Es por eso, que escuchar las necesidades de cada región se hace imperativo. Tan imperativo como la promoción de un trabajo conjunto entre el sector público, el sector privado, la academia y la sociedad civil, para la revitalización de nuestro territorio, considerando tanto la relevancia de construir un país más resiliente como la importancia de visualizar y trabajar en los requerimientos y particularidades de cada ciudad que lo compone.
En este contexto, es que como gremio visualizamos se aproxima una oportunidad única, en términos de inversión en infraestructura, de aquellas que se dan sólo cada dos o tres décadas, y que consideramos debe ser abordada como un catalizador que reúna a los distintos actores locales y nacionales con el propósito de generar un doble impacto positivo tanto para Chile, en términos de consolidar a la Ruta 5 Sur como eje estructurante de conectividad norte-sur del país, como para la región del Maule.
Me refiero a una oportunidad única porque nos encontramos ad-portas de la próxima licitación de la Ruta 5 Sur, tramo Talca – Chillán, instancia que podría permitirnos materializar proyectos de infraestructura acorde a los requerimientos de conectividad actual, capaz de cumplir con un estándar que permita un desplazamiento eficiente de los miles de usuarios que utilizan esta vía diariamente tanto dentro de la región como hacia el resto del país.
Asimismo, esta instancia nos permitiría remediar externalidades negativas provocadas por el paso de la carretera al interior de las ciudades, como, por ejemplo, la segregación oriente – poniente de Talca, que ha dividido la comuna más poblada de la región por casi 20 años. Así como también mejorar los accesos de algunas comunas tales como Linares, Longaví y Parral, con el objetivo de aumentar su conectividad con la ruta.
En esta línea, hemos relevado la importancia intervenir el actual trazado de la ruta por la comuna de Talca y mantener en la nueva concesión su conservación. Junto con esto también incluimos, entre nuestras propuestas, considerar la doble vía entre San Javier y Constitución.
Asimismo, hemos destacado la importancia de mejorar los accesos a la capital regional (en los enlaces Lircay, Bicentenario y El Tabaco, y abrir la antigua entrada a Talca que está entre el puente Piduco y la 8 Sur), darle continuidad a las calles de servicio y el mejoramiento de los puntos de congestión críticos del nudo Varoli y calle 2 Norte, incorporando en éstos retornos y conexiones directas hacia la carretera. Adicionalmente, hemos propuesto la construcción de un parque sobre la carretera que permita superar la división generada por la ruta y que aporte a la conectividad permitiendo una integración con alto valor social para nuestros habitantes.
También, hemos manifestado la necesidad de sumar un nuevo atravieso oriente – poniente en Talca, en el sector Nueva Holanda, prolongando la Circunvalación Oriente hacia el Parque Industrial, que junto con los enlaces Lircay y Bicentenario permitirían distribuir, de manera eficiente, el parque vehicular que actualmente sólo cuenta con tres cruces, otorgando una mayor cohesión a la ciudad.
Nuestro gremio se ha sentado a trabajar con representantes del Ministerio de Obras Públicas, conformando una mesa técnica, con el objetivo de analizar la problemática local y a partir de este diagnóstico definir, acordar y materializar obras prioritarias que puedan proporcionar una mejor conectividad y movilidad para la región del Maule y de forma muy particular para quienes viven en Talca y en las comunas vecinas, siempre teniendo en consideración los requerimientos de los habitantes, los sectores productivos y de todos quienes interactúan con la región.
Como Cámara Chilena de la Construcción creemos que es superlativo continuar trabajando mancomunadamente con todos los actores involucrados, sin dejar de lado a los actores locales y a la comunidad en general. Seguimos a disposición, con nuestra experticia técnica, para aportar a que nuestras autoridades continúen concibiendo y construyendo infraestructura de doble impacto, capaz de asegurar una mejor conectividad para el país y al mismo tiempo integrar nuestras ciudades y todo nuestro territorio. Porque tenemos la convicción de que construir Chile conjuntamente con el Maule es obra de todos.