Innovación regional

23 Marzo 2018   1218   Opinión   Vicente Fernández Gamboa
Columnista Diario El Centro
Vicente Fernández Gamboa

Escuela de Negocios Universidad Adolfo Ibáñez

Si tuviéramos que analizar Chile en base a lo que produce y exporta en gran medida como, por ejemplo, el cobre, frutas como la uva, la ciruela y la palta, el vino, el salmón, los productos forestales, entre otros donde somos “Top 1”, cabe preguntarnos si es que se justifica que Santiago sea el centro de gravedad que es hoy para efectos de fomentar la innovación y, por tanto, acercarnos al anhelado desarrollo como consecuencia del crecimiento.

A priori, no tiene mucho sentido.
Hemos avanzado en algunos frentes. Para el año 2020 Chile tendrá el 70% de la infraestructura astronómica mundial y ya lidera la capacidad instalada de energía fotovoltaica de latinoamérica en el desierto más árido del planeta. Estamos dentro de los 5 países con la mayor cantidad de volcanes y contamos con la cordillera más larga del mundo, ergo alto potencial en generación de energía geotérmica a través del diseño y ejecución de proyectos que responden a este y muchos otros desafíos donde son las regiones las llamadas a impulsarlos con una perspectiva global.
Por lo mismo, es necesario producir, captar y retener talentos fuera de la Gran Capital, lo que será posible si el Estado tiende a desconcentrar el poder o, en otras palabras, pone los incentivos correctos para empoderar con capacidades y equipamiento a las regiones a lo largo y ancho de Chile.
Una vez encaminada esa estrategia recién podremos hablar sobre descentralización y en un mediano-largo plazo sobre regionalización.
Tenemos mucho que abordar hoy:
¿Qué hacemos con el quinto borde costero más extenso a nivel global y el primero en Sudamérica?
¿Será posible transformamos en una potencia en investigación científica gracias a las expediciones a la antártica?
¿Cómo aprovechar el 40% de las reservas de litio del mundo?
¿Cuál debería ser la estrategia nacional de turismo luego de habernos coronado por tercera vez como el mejor país para hacer turismo aventura de la región según los World Travel Awards y escogido como el destino imperdible del presente año por la compañía internacional Lonely Planet?
Preguntas complejas, pero con algo en común. Todas estas cualidades no están precisamente en la Región Metropolitana, lugar desde donde no se toman muy en cuenta las Estrategias Regionales de Innovación (ERI), por ejemplo.
En ese contexto, y con miras a establecer ciertas etapas, se debe transitar de forma responsable a la creación de capacidades institucionales, administrativas y humanas en las distintas regiones y comunas, de manera tal que puedan hacerse cargo de nuevas obligaciones en materia de innovación, que cuenten con mayores facultades y recursos y luego, una vez esté funcionando el engranaje en todo Chile, pensemos en constituir macrorregiones, unidas por factores económicos, geopolíticos, sociales y culturales que permitan potenciar las ventajas comparativas y competitivas de cada unidad territorial.