Integración Social

14 Marzo 2018   978   Opinión   Patricia Gajardo Pinto
Columnista Diario El Centro
Patricia Gajardo Pinto

Directora regional del SENDA

Entendemos Integración Social como un proceso de cambios mutuos tanto por parte de la propia persona, como de la sociedad. Supone la contribución de los afectados y de la comunidad para lograr una equiparación de oportunidades, que permita la igualdad y plena participación de las personas con consumo problemático de sustancias en la vida y en el desarrollo social.
Contribuir a la recuperación de las personas que han tenido consumos de sustancias significa que junto con completar un tratamiento, las personas desarrollen ciertos recursos o capitales de recuperación para lograr un mejor nivel de calidad de vida, imponiendo el desafío de establecer estrategias que permitan que estos cambios se mantengan en el tiempo, considerando durante todo el proceso, una actitud en la intervención desde la mirada y promoción del ejercicio de ciudadanía.
La política pública de integración social impulsada desde el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA), se basa en la premisa de que todas las personas son importantes para la construcción de la sociedad en nuestro país, y que es necesario generar formas de integración social más afirmativas para el desarrollo humano de personas, grupos, comunidades y de la sociedad en general.
El consumo problemático de sustancias y la exclusión social son dos fenómenos, que podrían interactuar mutuamente, donde el consumo problemático podría considerarse tanto una consecuencia, o bien una causa de la exclusión social, pues este consumo puede provocar el deterioro de las condiciones de vida de las personas; y a su vez, los procesos de marginación social pueden constituir un elemento determinante para el inicio de un consumo de sustancias.
Estas acciones de inclusión deben respetar a su vez las particularidades de quienes sufren consumo de alcohol y otras drogas, considerando las diversas maneras que las personas, grupos y comunidades tienen para desarrollarse y alcanzar la mejor calidad de vida posible. Por tanto se trata entonces, de integrar en la diversidad y no por asimilación. No existe un ideal de persona integrada, sino que existen una pluralidad de vidas, contextos y caminos.