Lunes, 18 de Diciembre de 2017
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos

Opinión

IPOM…

Jennifer Rivera Arroyo

Vicedecana Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile

El lunes pasado, el Banco Central dio a conocer las cifras del IPOM para Diciembre, en donde se detallan las trayectorias que se espera tengan las variables inflación y crecimiento, entre otros agregados macroeconómicos, para lo que resta del año 2017 y el 2018.
Los trascendidos presentados, confirman que el nivel de expansión de la economía chilena cerrará el año 2017 con un resultado muy discreto y solo alcanzará el 1.4%, lo que contrasta con los pronósticos que ubican el nivel de crecimiento del PIB para el 2018 en un rango de 2.5% a 3.5%, desempeño que siendo aún modesto, daría cuenta de un cambio en la tendencia y podría interpretarse como el inicio de la esperada reactivación.
En materia de inflación, el informe revela que cerraremos el año con un nivel aumento en el de costo de vida que converge al rango meta, pero en su límite inferior, llegando al 2.1%, cifra concordante con el menor nivel de actividad que ha caracterizado al 2017; las proyecciones en tanto, indican que recién durante la primera mitad del año 2019 debiéramos ver una normalización de los índices de inflación, ubicándose en torno al 3%, en línea con las proyecciones para el PIB en ese período.
No cabe duda, que los factores que explican las mejores perspectivas de cara al 2018 son diversos, y tienen fundamentos internos y externos, entre los primeros están: las mejores percepciones de confianza de los agentes (ICE, IPEC, entre otros), y que si bien se ubican en rangos aún “pesimistas”, se avizoran mejores expectativas de mediano y largo plazo. A nivel externo, destacan el robustecimiento del precio internacional del cobre, las proyecciones favorables en materia de crecimiento para la mayoría de las economías desarrolladas y emergentes del mundo, así como las optimistas estimaciones para el desempeño de la economía nacional emanada de agentes internacionales de reconocida influencia (FMI, CEPAL y Banco Mundial) entre otras.
Cabe destacar, que estos resultados suponen ciertos escenarios futuros, que de no darse, podrían cambiar la trayectoria del PIB nacional, uno de ellos es la manera en que se decodificará el retiro de estímulos monetarios en economías como la norteamericana, la zona euro y China. Adicionalmente, debemos reconocer otras fuentes de riesgo que provienen del gigante asiático, quien tiene aún pendiente el ajuste en el mercado del trabajo, y que de producirse generará efectos directos sobre la demanda de cobre, a lo que se suma el que la cotización que alcance el metal rojo no logre los niveles previstos y que el escenario geopolítico, en medio oriente y Asia presente nuevas turbulencias.
Con todo, aunque el escenario inmediato parece auspicioso, no debemos perder de vista la dinámica tanto interna como externa pues las proyecciones están sujetas a su comportamiento.

Volver a opinión

Comentarios