La acción de gracias a Dios

22 Septiembre   581   Opinión   SERGIO RODRIGUEZ VARELA
Columnista Diario El Centro SERGIO RODRIGUEZ VARELA
SERGIO RODRIGUEZ VARELA

Consejo de Pastores.

Recientemente hemos cumplido 209 años en que se proclamará por parte de los Padres de la Patria la independencia nacional. En todo el país y muy en especial en la capital, se han celebrado los Servicios de Acción de Gracias a Dios por la Patria. Se debe reconocer que, en el protocolo nacional de festividades patrias, las principales religiones de nuestra sociedad programan esta actividad de acción de gracias. No obstante, no es una fecha destinada exclusivamente a ello, en donde hubiera a nivel nacional momentos de profunda meditación y de reconocimiento del como Dios, nos ha bendecido como nación, lo que significaría un mayor realce en la vida piadosa de nuestra gente.


Quisiera hacer notar el ejemplo de la principal nación como lo es los EE.UU., nación que desde sus albores su primer presidente George Washington proclama el 26 de noviembre como día oficial de Acción de Gracias, pero en 1863 Lincoln estableció como fecha oficial definitiva el último jueves de noviembre de cada año. La mayoría de personas en Estados Unidos celebran esta fiesta con reuniones familiares en sus hogares donde preparan un banquete, en muchas casas es común ofrecer una oración de gracias a Dios por las bendiciones recibidas durante el año. El plato principal tradicional para la cena es un gran pavo asado u horneado el que va acompañado con un relleno hecho de pan de maíz y salvia.
No es mi afán criticar, ya que creo que hay grandes diferencias entre los que asisten a un servicio de acción de gracias. Mi intención más bien, es hacer notar que en un Servicio de Acción de Gracias y muy en especial por la patria, los asistentes más que venir a los templos por un aspecto de protocolo, ellos debieran venir con un profundo sentido de reconocimiento y agradecimiento a Dios por lo que Él nos ha brindado y al respecto tenemos mucho porque hacerlo.


Son pocas las naciones que pueden decir que están reflejadas en la Biblia, es así como: Deuteronomio 8:7 -9 nos dice: “Porque Jehová, tu Dios, te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y de manantiales, que brotan en vegas y montes; tierra de trigo y cebada, de vides, higueras y granados; tierra de olivos, de aceite y de miel; tierra en la cual no comerás el pan con escasez, y donde no te faltará nada; tierra cuyas piedras son de hierro y de cuyos montes sacarás cobre”, podría decir Ud., lo contrario. Con razón Eusebio Lillo Robles, escribió “La copia feliz del Edén”. Y nos agrega el libro vv. 10-11 “Allí comerás y te saciarás, y bendecirás a Jehová, tu Dios, por la buena tierra que te habrá dado. “Cuídate de no olvidarte de Jehová, tu Dios…”.


Mis estimados, al mirar lo que Dios nos ha dado y analizar la situación económica en el contexto de las naciones de América, creo perfectamente que podríamos estar en un pináculo mucho más alto. Lo anterior lo digo con toda seguridad, el Salmo 33:12 nos dice: “Bienaventurada (Feliz) la nación cuyo Dios es Jehová”. Por lo que les exhorto, agradezcamos a Dios de corazón, no olvidemos ninguno de sus beneficios, como también ya que él es Digno, tengámosle presente en la memoria y en el corazón. Amén.