Martes, 25 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil

Opinión

LA ALEGRIA DE LA RESURRECCION DE CRISTO

SERGIO RODRIGUEZ VARELA

Consejo de Pastores.

La reciente semana que ha terminado, dos mil años atrás, las fuerzas del infierno encabezada por satanas, vociferaban su triunfo. Han dado muerte a Jesucristo en la Cruz, han descargado todo su odio contra el creador.  La muchedumbre que un par de días atrás le daba la bienvenida y que  no solo le aclamaba, diciendo  ¡Bendito es el que viene en el nombre del Señor! sino que tendían sus mantos para dar paso el Rey, le bastaron solo cuatro días para que la vil traición se manifestara en contra del Hijo de Dios.

 

            El drama de la pasión y muerte  de Cristo en la Cruz,  no es producto de las circunstancias, más bien obedece al plan eterno de Dios para la salvación del hombre (Hechos 4:25-28). Es la entrega del Dios encarnado (Juan 1:1-4,14) que por amor al hombre, se ofrece como perfecto cordero para el sacrificio por los pecados (Juan 1:29; 10: 17-18). Es verdad, Cristo muere, su tumba fue sellada y  en aquel lejano día, pareciera que todo ha terminado y que ya no hay esperanzas. Mas el resucito. “Gloria a Dios”.

 

La Iglesia ortodoxa y toda la oriental,  por muchos años celebra en una forma muy especial, La resurrección de Cristo en la basílica que conserva precisamente el lugar de la tumba de Jesús y, por tanto, el de su resurrección. La conmemoración, comienza al  atardecer y durante toda la noche anterior. La basílica, es abarrotada de creyentes que esperan ansiosos la hora de la resurrección. Allí oran y esperan el alba, el patriarca de Jerusalén penetra en el pequeño edículo que encierra el sepulcro de Jesús y allí permanece en oración y  los fieles le esperan.  Cuando ya amanece (seis de la mañana) aparece el brazo del patriarca con una antorcha encendida, con  ella  enciende la de los diáconos y estos a las de los fieles. Sale entonces el patriarca del sepulcro y grita: ¡Cristo ha resucitado! Y toda la comunidad responde: ¡Aleluya!

¡Resucitó!, si  ¡Resucito!!Aleluya! Hoy, también, como ayer, Yo,  lo exclamo con alegría, no me avergüenzo de mi fe, Él ha Resucitado y está vivo.  El anuncio de su resurrección, es el grito de millones de cristianos que por los siglos lo han alojado en el alma y en la medida que los años pasan, desde allí brota con mas fuerza para seguir anunciando al mundo ¡Cristo ha Resucitado! El anuncio, de la resurrección de Cristo, es  un grito que ha  traspasado  los siglos y que cruzado continentes y fronteras. Es un grito que está por sobre las filosofías, creencias y poderes humanos, quien quiera que sean.  Él ha Resucitado, la muerte no le pudo detener y el sepulcro debió abrirse para dar paso a la vida, las sombras de las tinieblas debieron dar paso a la Luz. Cristo es la Resurrección y la Vida (Juan 11: 25-26) y Él es la Luz de los hombres (Juan 1: 4-5;  8:12).

  Los seres humanos, en su gran mayoría,  le temen a la muerte, son los que  no tienen esperanzas.  Es porque ellos  no conocen a Cristo y el poder de la Resurrección. Estimados lectores, creyentes en cristo, os digo: no temáis. Jesús nos dice Juan 6:39 “Y esta es la voluntad del Padre,  el que me envió: Que de todo lo que me diere,  no pierda yo nada,  sino que lo resucite en el día postrero”. Los creyentes no debemos estar triste, si no alegres, Porque él,  ha resucitado y esa, es nuestra garantía absoluta de vida eterna. Dios le bendiga.

Volver a opinión

Comentarios