Domingo, 22 de Abril de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos

Opinión

La familia, ¿un valor en desuso? La Sagrada Familia de Jesús, María y José. Lucas 2, 22-40.

P. Luis Alarcón Escárate

Vicario de Pastoral Social Párroco de Hualañé y de La Huerta del Mataquito

Celebramos la Fiesta de la Sagrada Familia de Jesús, María y José. Mucha gente recuerda los tiempos en los cuales recorría grandes distancias con sus amigos para ir al cerro, visitar el campo, andar en bicicleta sin tener horarios, jugar a la pelota en la calle sin arcos ni pasto, solo con dos piedras y con las poleras de algún jugador; pensar en la familia nos evoca el pan calentito en la mañana, el brasero encendido donde se podían cocinar unos huevitos de campo y luego tener todo el tiempo para imaginar mundos interesantes.
Siempre estaban nuestros padres. Las mamás de antes no salían a trabajar fuera de casa, estaban todo el día dedicadas a “las labores del sexo”, se decía. Nuestros padres estaban todo el día trabajando, pero cuando llegaba era un momento de compartir con el ludo, jugar al bachillerato y en algunos momentos sufrir el castigo porque nos habíamos portado mal durante el día. Pero lo fundamental era que estaban presentes y cada uno realizaba su tarea de manera admirable.
No quiero decir que el pasado era mejor, no tengo esa idea. Es solo para poder valorar lo que ha significado en los mayores un estilo de familia que le ha dado una identidad, una seguridad, unos valores, seguramente se pasaban también pobrezas y dolores cuando no había remedios para ciertas enfermedades y había que ir al cerro para tomar aire cuando la tos convulsiva te afectaba; era un poco vergonzoso tener plantillas de diario o cartón en los zapatos, pero eran los únicos que tenías y así se iba al colegio. Pero el regreso a la casa siempre tenía un olor, un aire, un calor que te invitaba a disfrutar cada instante. No era lo mismo cuando se enfermaba tu papá o mamá porque el ambiente era triste.
Para Jesús, su familia es lo fundamental, en ella aprende a querer a su pueblo, a crecer en la fe, a comprometerse con la esperanza que les mueve a tener que huir a Egipto y volver, a tener que iniciar un tiempo de predicación y culminar con la entrega generosa en la cruz haciéndose solidario con la total familia humana. Para Jesús su familia es la seguridad del amor, es la certeza de que no saldrá defraudado porque son la expresión humana del amor que Dios, el Padre tiene para con cada uno de sus hijos.
Será importante reflexionar si las familias de hoy tienen esa misma cohesión, si tienen la disciplina y el deseo de que esa forma de vivir se transmita a todo el mundo, a veces pareciera que la familia está desprotegida y avalado por las mismas leyes: hoy es más conveniente estar separados para obtener mejores beneficios para los hijos; hay mayores accesos a la ayuda estatal si eres un papá o mamá soltero. Y esa manera de vivir trae como consecuencias individualismo, materialismo, hedonismo.
Hoy celebraremos, además, el año nuevo. Le pedimos al Señor que sea un buen año para todos, que como familia podamos crecer y comprometernos con el bienestar de todos. Que nuestro país se vea favorecido por muchas bendiciones y con el trabajo abnegado de todos superar las injusticias y desigualdades. Una familia piensa en todos, que así sea la respuesta de los que deben velar por conducir al país hacia el verdadero progreso como son las autoridades políticas, judiciales y religiosas.

Volver a opinión

Comentarios