¿La fe cristiana, es una fe ciega? (2da. Parte)

11 Noviembre 2018   1366   Opinión   SERGIO RODRIGUEZ VARELA
Columnista Diario El Centro SERGIO RODRIGUEZ VARELA
SERGIO RODRIGUEZ VARELA

Consejo de Pastores.

Continuando con mi tema ¿La fe cristiana, es una fe ciega?, como algunos ateístas y agnósticos equivocadamente lo sostienen basados en la Bienaventuranza que Cristo establece al responderle al apóstol Tomas frente a su escepticismo extremo que lo llevó a dudar de la resurrección de Cristo, “Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron” (Juan 20:29). En otras palabras, lo que ellos pretenden decir, es que creemos en lo que nunca hemos visto.
Lo anterior más bien obedece al actuar del momento del Nuevo Ateísmo Mundial. Su posición ante un Dios creador, es conocida ya que públicamente han declarado que Dios no existe, por lo consiguiente a pesar de llevar siglos en esta lucha y como no han logrado arrancar de la conciencia del hombre la existencia de Dios, entonces lo que hoy pretenden es destruir a la religión y entre ellos el “Bastión del Cristianismo”, el que constituye su gran obstáculo. En su accionar han emprendido una gran batalla dialéctica, para lo cual han escrito cientos de libros tanto científicos como intelectuales los que gozan de una gran influencia a través del marketing.
Según Wikipedia, “El Nuevo Ateísmo es el término que hace referencia a un movimiento dentro de ateísmo en el siglo XXI, caracterizado por su posición crítica de la religión. Establece que el ateísmo, basado en el fuerte avance científico en los últimos años, ha alcanzado un punto según el cual debe dejar de tener una actitud tan acomodaticia con la religión, la superstición y el fanatismo religioso como ha venido teniendo hasta ahora y que ha sido extendida por los movimientos seculares y algunos movimientos ateos”. Agrega, según la cadena CNN, lo que los nuevos ateos comparten es la idea de que la religión no debería simplemente ser tolerada, sino llevada al análisis y crítica mediante argumentos racionales, allí donde su influencia crece.
Para los enemigos de Dios y del cristianismo, la religión no solo es falsa, sino que es la causa de la infelicidad del hombre. Para ellos particularmente el cristianismo es indigno de la racionalidad e inteligencia del hombre. Al tratar de abolir las religiones, lo que ellos buscan es un cambio en la política social y que esta conduzca a la exclusión total de la religión de la humanidad, para lo cual buscan provocar una movilización de sus seguidores con el fin de anular la influencia en la vida pública de las religiones y muy en especial la del cristianismo.
La portentosa experiencia de Tomas, no es algo circunstancial, sino que esta obedece a la soberanía de Cristo, quien lleva a Tomas a evidenciar que él es un ser real, y una vez hecho esto, al ver sus heridas, el exclama: “¡Señor mío, y Dios mío!” (Juan 20: 27 – 28). Señores, es verdad, nunca hemos visto a Cristo, más por lo que hemos vivido y experimentado en nuestras propias vidas, sabemos que él es real. En nuestros cultos no le vemos, pero sentimos su presencia y es así como hemos visto, enfermos sanados, multiplicar alimentos y lo que es mayor libertar vidas esclavizadas en el pecado y estos han encontrado la verdadera felicidad. Uds.; pueden negar a Dios, burlarse de nuestra fe, más nunca lo podrán arrancar de nuestras almas. Que mi Señor Jesucristo les bendiga y les lleve a tener una experiencia con él. No serán defraudados. Amen.