La ministra de Educación no es la reforma educacional

16 Septiembre   536   Opinión   Ricardo Retamal Ortiz
Columnista Diario El Centro
Ricardo Retamal Ortiz

Abogado Magíster de la UC

La acusación constitucional es un proceso constitucional complejo, contemplado por el ordenamiento jurídico chileno, y seguido en el Congreso Nacional, para hacer efectiva la responsabilidad de altos funcionarios públicos.

 

El procedimiento ha sido regulado por la Constitución Política de 1828, 1833, 1925 y de 1980 y participan las dos Cámaras del Congreso, la de Diputados, actuando como acusadora y el Senado, como jurado. Desde la vigencia de la Constitución de 1980 se han presentado 22 acusaciones constitucionales, de las cuales tres han terminado con la destitución de la autoridad.


En 1992 con la destitución del Ministro de la Corte Suprema, Hernán Cereceda. Luego en 2008, la ministra de Educación Yasna Provoste fue destituida de su cargo. Poco después, el año 2013, sucedió lo mismo con Harald Beyer, ministro de Educación.


Ahora se acaba de iniciar un procedimiento de acusación constitucional contra la Ministra de Educación, Marcela Cubillos. Según los diputados acusadores, la acusación contra la ministra es por vulnerar y dejar sin aplicación normas contenidas en las bases generales de la administración del Estado, la Ley del Ministerio de Educación, el estatuto administrativo y la Ley 21.040 sobre fortalecimiento de la educación pública.


La ministra Cubillos tendrá, desde el pasado 10 de septiembre, 10 días para presentar su defensa. Pero, finalmente, será la votación en la Cámara la que decidirá su destino. Mientras dure el proceso no podrá ausentarse del país.


Es una situación preocupante, porque si bien la ministra de educación no es la reforma educacional, su cartera la lidera. La reforma educacional es responsabilidad de todos los que vivimos en Chile. Es hora de ponernos de acuerdo en todo lo que implica el complejo proceso de reforma educacional y no gastar pólvora en gallinazos.


Resulte o no la acusación, las tareas en educación son tan grandes, que requieren dedicación de todos.