La naturaleza de la oración (2da. parte)

10 Febrero   262   Opinión   SERGIO RODRIGUEZ VARELA
Columnista Diario El Centro SERGIO RODRIGUEZ VARELA
SERGIO RODRIGUEZ VARELA

Consejo de Pastores.

Continuado con mi tema “La Naturaleza de la Oración”, para el ser humano y muy en especial para mundo cristiano, esta disciplina debiera ser una constante, sin embargo, como lo dije anteriormente son muchos los que por el desconocimiento de esta doctrina bíblica, no la practican. Es curioso, hablamos y recomendamos la oración, no obstante unas reciente estadística muestra que en universo de un 80 % de creyentes en Dios, solo un 7% reza u ora más de una vez al día; Un 23 % solo lo hace una vez al día; y un 23 % de creyente nunca ora. A mi entender, esto explica nuestro alicaído cristianismo de este tiempo. Si no hay Oración, el ateo, el agnóstico y esclavizado en el pecado, jamás podrán ver en nosotros un evangelio poderoso.
Encontramos en los evangelios que Cristo estaba constantemente en oración, él se apartaba por las noches o de madrugada para estar conversando con su Padre. Los discípulos basados en este ejemplo del Señor, entendieron la importancia de la oración y por cuya razón le pidieron a Cristo que les enseñara a Orar (Lucas 11:1 Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar,…” Aunque inicialmente mientras acompañaron al Señor en su ministerio terrenal, no la llevaron a cabo como debieran haberlo hecho, no obstante, cuando debieron llevar el evangelio por el mundo conocido, fue una constante en ellos. A través de la oración, se les abrió las puertas de las cárceles (Hec. 12; 1-16); Hicieron grandes milagros (Hec. 3; 9); ganaron multitudes (Hec. 2). En fin, fue la oración, su conversación diaria y constante con su Señor, la llave del éxito apostólico.
Manny Mill, cuenta en su libro “Oración Radical” que durante un Congreso de Oración de tres días, los exponentes hablaron de la importancia y otros temas relacionado con la oración, lo curioso dice el, que en ningún momento “Les llamaron a Orar”, que nadie les animo hacerlo. Y agrega, “que el 80 % de los pastores en los Estados Unidos, no tienen una vida de oración personal y privada”. Spurgeon, exhortando a los ministros a orar, dice: “Si uds; como ministros, no se dedican a la oración, son dignos de lastima”.
Mi estimado consiervo en el Señor, hermanos en Cristo, consecuente con lo anterior, para el mundo de creyentes, nos es imperioso que “Volvamos a la Oración”, que busquemos el rostro de Dios con sinceridad y temor en nuestras almas. La oración fortalecerá a la iglesia y esta podrá mostrar al mundo que el evangelio es poder de Dios. Hoy más que nunca necesitamos del poder del Espíritu Santo, ya que el mundo que enfrentamos, en su gran mayoría ha perdido el sentido de una verdadera moralidad y ética. Debemos agregar las señales que se observan en la naturaleza que junto a lo anterior nos señalan que estamos llegando al término de una era. El cambio climático y las exorbitantes temperaturas en el planeta, son fenómenos que ya Dios, lo ha enunciado en su palabra. (Apocalipsis 16:8 -9 El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, al cual fue dado quemar a los hombres con fuego. Y los hombres se quemaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios,.., y no se arrepintieron para darle gloria). Mis estimados, “Volvamos a la Oración”, busquemos el rostro de Dios y tenga de cada uno de nosotros misericordia. Amen.