La necesidad del mundo es Cristo

24 Junio 2018   940   Opinión   Sergio Rodríguez Varela
Columnista Diario El Centro
Sergio Rodríguez Varela

Consejo de Pastores

En el mundo en que vivimos no podemos negar los grandes descubrimientos tanto de la ciencia como de la tecnología, debemos sumar al conocimiento las riquezas, lo que le otorga al hombre un poder extraordinario que le lleva a sí mismo a creerse un dios sobre la naturaleza y la humanidad. No obstante, y en la medida que crece en este conocimiento y en el avance de la tecnología, el hombre peligrosamente se aleja de Dios ya que cree que no necesita de su creador.
Lo que vemos en la actualidad no es nuevo ya que al inicio de las edades vamos a encontrar la famosa “Torre de babel”, que nos muestra como el hombre quiso ignorar a Dios y escapar de sus juicios. No obstante, y es lo que el hombre ignoro, que Dios tenía todo bajo su control y decide poner fin a su obra confundiéndole sus lenguas y malogrando sus planes (Génesis 11). En este tiempo por lo que la Biblia nos declara, puedo decir que estamos llegando al fin de las edades y el hombre por muy avanzada que sea su ciencia y tecnología quiera o no quiera llegara a su fin. Lo triste de todo esto es que todo su avance científico y tecnológico, solo le ha servido para cegar su entendimiento y alejarlo de su creador.
Algunos pensadores modernos, dicen: “Antes que volver a los valores (ya que creen que los valores del cristianismo los esclaviza) necesitamos una nueva racionalidad, tanto económica como de la convivencia. Necesitamos también una nueva economía para la vida, que sea suelo fértil para nuevos valores, como aquellos de la igualdad real, la solidaridad, la justicia y la democracia real, los valores de una economía social y solidaria”. A lo anterior puedo decir: A pesar del actual avance de la ciencia y la tecnología como la evolución generada por los hombres liberales (ateos, agnósticos, evolucionistas) de los principios fundamentales que Dios ha establecido para la humanidad. En el mundo aumentan cada día más los que se plantean ¿Qué es el hombre? ¿Cuál es el sentido del dolor? ¿Qué hay después de la muerte? ¿De dónde vengo, hacia dónde voy? A pesar de todo el conocimiento científico y tecnológico alcanzado, este no puede encontrar una respuesta satisfactoria a sus interrogantes y necesidades, ¿Por qué razón? la respuesta es una sola, su gran necesidad es Jesucristo, solo Él, llena el vacío del alma del hombre.
En el libro de Juan 6:35, Cristo nos declara: “Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás”. Tanto el hambre como la sed son indicios de una gran necesidad por lo que deben satisfacerse de lo contrario no se puede subsistir, desde allí que Cristo se declara metafóricamente para las necesidades de la existencia de la vida humana. Solo Cristo puede satisfacer el alma del hombre y esto lo decimos con toda seguridad, todo hombre que ha conocido a Cristo, no ha vuelto a tener hambre ni sed jamás. Luego en el cap. 11: 25-26 nos da la respuesta a otra gran interrogante “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente ¿Crees esto?”. Lo que fue demostrado no solo en sus milagros sino en su propia resurrección. La verdadera necesidad del mundo es Cristo, sin él no hay verdadera felicidad. Dios le bendiga.