Domingo, 18 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil

Opinión

Las cifras que nos dejó julio

Jennifer Rivera Arroyo

Vicedecana Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile

Al revisar y recorrer los informes y mediciones realizadas, no cabe duda que la finalización del mes de julio llegó cargado de una serie de noticias que constituyen señales diversas y a ratos contrapuestas sobre el futuro tanto a nivel de economía regional como nacional.
En el primer plano, no cabe duda de que el cierre de empresas emblemáticas como es el caso de Suazo y la planta Iansa Linares golpeó y seguirá generando efectos nocivos sobre los indicadores del Maule tanto norte como sur derivando en lo inmediato en un deterioro de los indicadores de actividad económica y en las cifras de empleo, y como es de esperar con una serie de colaterales que subyacen a este cese de actividades.
No obstante, al dar una mirada más amplia nos encontramos con datos más bien optimistas como los del IPSA, que subió 1.54% impulsado por la mejora en los índices de la economía nacional y el menor nivel de incertidumbre que derivan de la guerra comercial, cuyos efectos y proyecciones el mercado ha ido internalizado poco a poco, lo que da cuenta que las expectativas favorables respecto a la rentabilidad anual proyectada siguen manteniéndose vigentes.
A esto se suma el rendimiento de los multifondos los que en julio, repuntaron notablemente y que llevaron al fondo A a cerrar el mes con un retorno del 3.4%, seguido por el B con un 2.65%, el C con 1.93%,el D con 1.29% y finalmente el fondo menos riesgoso el E con 0.54% de rentabilidad real mensual, lo que se explica por el desempeño mostrado por las acciones chilenas tanto en la bolsa local como en mercados externos.
Adicionalmente las cifras de desempeño medidas por el Imacec fueron positivas, así como los resultados de las mediciones de percepción de los agentes económicos a través de los índices de confianza dan cuenta de una percepción optimista sobre el futuro inmediato y de mediano plazo.
En el mismo contexto julio generó una variación negativa acumulada que revela la caída de $16 en la cotización del dólar, a lo que se suma la caída de casi un 7% en el precio internacional de cobre, lo que en el primer caso resulta favorable para quienes consumen productos importados pero es una mala noticia para los exportadores; mientras que la pérdida del valor en el metal rojo sin duda es una mala noticia para la economía chilena en general, sólo por mencionar algunas de las cifras relevantes.
Con todo, a la hora del balance, simplemente se puede decir que este mes de julio nos dejó de dulce y agraz.

Volver a opinión

Comentarios