Las evaluaciones siempre son buenas

17 Junio 2018   898   Opinión   Héctor Espinosa Pereira
Columnista Diario El Centro
Héctor Espinosa Pereira

Profesor de Educación Física. Técnico de Fútbol. Diplomado en Gestión Educacional.

Como todo amante del fútbol estaremos frente a la pantalla observando los partidos del Mundial de Rusia, donde cada uno se sigue haciendo muchas preguntas, como por qué no estamos nosotros si tenemos más calidad, jugamos mejor, éramos la generación dorada con unos resultados que nos llenaron la ilusión que teníamos por muchos años, ver a la roja en el pódium de los triunfadores, con un respeto futbolístico ganado en la cancha.
Tras la derrota llegan los cuestionamientos y culpas, como por ejemplo: los dirigentes se culparon por la elección del entrenador, algunos periodistas se enmarcaban en los malos sistemas que se aplicaron, exceso de tiempo libre, Marcelo Díaz jugador clave que no fue llamado, un trabajo poco enérgico con respecto al director técnico anterior. Pueden ser todas excusas con su respectivo fundamento, pero en este momento estamos observando los partidos de otra manera, sin la camiseta que queríamos observar y sin escuchar nuestro querido himno patrio.
Pero ante un fracaso se deben hacer muchas preguntas, por ejemplo, si los directivos se culparon ¿Cómo se eligió el nuevo director técnico?, si las planificaciones no eran las precisas, ¿quién evalúa esta acción tan importante?, pues te enmarca el camino que se debe seguir. Los problemas individuales de los jugadores, al interior ¿quién los enfrenta y busca las soluciones?
El deporte siempre nos lleva a revanchas, por tanto, las conclusiones, análisis, estudios realizados y su evaluación final debe ser un aporte ante compromisos que se deben enfrentar más adelante. Nunca debemos dejar de lado que el fútbol es un trabajo en conjunto y que los resultados vienen cuando hay un trabajo con compromiso, profesionalismo, esfuerzo, siguiendo una planificación acordada, por el cuerpo técnico y directivo. Es por esto que en la práctica deportiva nunca debe dejarse de lado la disciplina y el respeto dos palabras vitales para el buen trabajo y llegar así a los objetivos trazados. Pero para ello es necesario trabajar en conjunto para que la brecha sea mínima entre todos los estamentos, siempre debe existir claridad y transparencia en las resoluciones a tomar, siendo todos participe de estas, lo cual queda demostrado en el campo de juego.
Se deben sacar conclusiones de los errores, todos estamos tristes el hincha, futbolista, jugadores, comerciantes, dirigentes, empresarios y aquel niño que quería ver a sus ídolos representando a nuestro país.
Me recuerdo cuando en Rangers no se pudieron solucionar los problemas de disciplina y respeto, lo que trajo como consecuencia un resultado negativo porque no se pudo contar con jugadores vitales en esa oportunidad, trayendo como consecuencia el descenso a la primera “B”. Siempre la responsabilidad es del equipo técnico de acuerdo a sus deberes que tiene, pero estos deben estar vigilados de manera permanente por los directivos o responsables de la institución.
La desilusión es enorme y no tiene límite, más aún cuando estamos en el lugar número 10 a nivel mundial de acuerdo al ranking FIFA.