Los riesgos de la reforma tributaria de Trump

06 Abril 2018   906   Opinión   Jennifer Rivera Arroyo
Columnista Diario El Centro
Jennifer Rivera Arroyo

Vicedecana Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile

A finales del año pasado, la administración de Donald Trump aprobó su anunciada y controversial reforma tributaria, que incluye medidas que incorporan una rebaja importante de los impuestos a las corporaciones llevándolos desde el 35% al 21%, a lo que suma un incremento en el plazo para la aplicación de depreciación acelerada de las inversiones y medidas asociadas a la repatriación de capitales, disposiciones que a la larga implicarían una menor recaudación para sus arcas fiscales.
Adicional a lo antes indicado, la reforma logró generar un incremento en el límite del gasto en US$ 400 mil millones, tanto para el año 2018 como para el 2019; a lo que se adiciona un aumento en el presupuesto (del 2019) de 4,6% con respecto al actual período, totalizando la suma de US$ 4.400 millones.
Con ambos antecedentes sobre la mesa, algunas evaluaciones realizadas por los analistas revelan que de darse estas condiciones el déficit fiscal de USA para el 2018 ascendería a un 5,7% del PIB, lo que representa un aumento de 2,2 puntos porcentuales en relación al resultado obtenido en el 2017, lo que a su vez, se traduciría en que la deuda pública pasaría del 76% al 101% del tamaño total de la economía norteamericana, cifras que al proyectarse en un plazo mayor podrían llevar a que el nivel de déficit efectivo de aquí a diez años se ubique en torno a US$ 1.000 millones.
Otro factor relevante a considerar es que las estimaciones de la administración Trump en torno al crecimiento sostienen que esta economía alcanzarían un nivel de expansión del 3% con su reforma, expectativas que no se condicen ni son consistentes con las opiniones y proyecciones en esta materia realizadas por el Fondo Monetario Internacional ni con las de la propia Oficina de Presupuesto del Congreso (EE.UU.), quienes estiman que Norteamérica posee una tasa de crecimiento potencial que no superaría el 2%.
Con ello, gran parte de esta expansiva reforma corre el riesgo de transformarse sólo en una presión no sostenible sobre el la capacidad productiva norteamericana, con la consecuente presión sobre los niveles de precios y la posterior respuesta de la reserva federal.
Dada la relevancia de esta potencia mundial sobre nuestra economía y las economías de todo el orbe debemos estar alertas ya que el escenario futuro se muestra complejo y poco auspicioso y, lamentablemente, sólo podemos esperar y ver cómo se van materializando los acontecimientos.