Luis Riveros Cornejo

18 Octubre 2018   1724   Opinión   Jorge Navarrete Bustamante
Columnista Diario El Centro Jorge Navarrete Bustamante
Jorge Navarrete Bustamante

Mañana viernes 19, a las 17.00 horas, expone el ex rector de la Universidad de Chile, Luis Riveros Cornejo, en nuestra Universidad de Talca. Y se ha invitado a toda la comunidad regional pues el tema de “Estado Laico y Políticas Públicas para el Chile del siglo XXI”, es de un interés genuinamente público, y nuestro invitado obviamente reúne las mejores condiciones para dictar una Clase Magistral sobre tan sustantivo tópico.
Luis Rivero Cornejo, es un ser humano estudioso, trabajador, alegre, optimista. Es hijo notable de la meritocracia chilena, de la educación pública y laica, y heredero egregio de nuestro sector medio chileno que ha experimentado las grandes transformaciones de nuestra sociedad chilena en el siglo XX, y en la de los comienzos de del siglo XXI.
Si bien se educó en el Liceo Miguel Luis Amunategui y en la Universidad de Chile, él hunde sus raíces en nuestro San Clemente, tierra de sus ancestros y donde disfruto más de alguna vez su infancia.
Allí aprendió a ser un incansable lector, a quilatar la importancia de la historia y de la filosofía como buen complemento de la economía y de la política. Allí se gestó su convicción profunda de la Verdad Buscada.
Es un ser humano de visión estratégica de la vida, de la sociedad y del pensamiento. Recuerdo haber leído sobre los tiempos de la historia, una de sus intervenciones inolvidables: “la larga duración histórica son estructuras de gran estabilidad, mientras que la coyuntura, el acontecimiento, es lo visible, una especie de “espuma de la historia”, lo más visible pero menos significativo”.
Precisamente ello constituye una guía vital en la trayectoria e historia de vida de nuestro ex rector, preñada de esa praxis consecuente de la que nos habla la insuperable Tesis de Feuerbach: “los pensadores no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo…”.
Sin embargo la esencia del ex rector y ex Gran Maestro de la Francmasonería, es que ha enarbolado con su praxis el Reconocimiento hacia todo ser humano cualquiera sea su raza, credo, condición social o lugar geográfico donde habite, asumiéndolo al decir de Axel Honnet, como: “un acto moral, que debe estar anclado como acontecimiento cotidiano en el mundo social; es decir, no puede agotarse en meras palabras o declaraciones simbólicas porque es ante todo mediante el correspondiente modo de comportamiento como es generada la credibilidad; asimismo, el reconocimiento hacia el prójimo se debe concebir como expresión de una intención independiente ya sea en gestos, actos de habla o medidas institucionales; y debe representar conductas de Amor, de Respeto jurídico y de la apreciación del Valor.
Allí se anida la inspiración del actuar consecuente de Luis Rivero Cornejo, y que contienen sus escritos sobre Estado Laico y su reconocida gestión del cambio en nuestra sociedad chilena por él impulsada.