Sábado, 22 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia moderada

Opinión

Magnicidio: Presidente Frei Montalva

Jorge Navarrete Bustamante

Todo parece indicar que es así. Tal como lo evidencia el expediente del intachable ministro Alejandro Madrid.
Ello es un hecho de la mayor gravedad e insoslayable por su incidencia en la sana convivencia de nuestra comunidad nacional.
Se agrava ello por la decisión presidencial de designar como subsecretario de Redes Asistenciales a un sujeto que éticamente no merece tal nombramiento, al punto que el propio Colegio Médico ha abierto una causa procesal.
Se trata del médico Luis Castillo quién ha sido acusado por haber ocultado durante más de 20 años la autopsia del ex Presidente Eduardo Frei Montalva mientras fue director del Hospital de la Universidad Católica, además de ser adulterado dicho documento.
El Juez Madrid insinuó que pudiera ser algo más que un desempeño anti ético o de debilidad axiológica católica: “Hay que esperar la sentencia (…) puede parecer en la sentencia algún hecho que origine que se tenga que incorporar otra causa (…) se podrá incorporar otra causa y ahí se verá si se hace efectiva alguna responsabilidad o no”.
Es definitiva, la causa no estaría cerrada por bastante tiempo.
¿Cómo Chile llegó a tan funesta circunstancia? ¿Cómo en un hospital católico pudo haber acaecido semejante situación? ¿Por qué el actual gobierno “blinda” a éste sujeto? ¿Es tan fuerte la presión UDI –a la que se vincula a Castillo- como para que el presidente Piñera que tanto invoca a dios y propala admiración ancestral por la Democracia Cristiana, no demuestre su conturbado corazón desvinculando a tal sujeto de su gobierno?
Grave suceso éste.
Veamos. Chile llegó a tal circunstancia porque fue objeto de la más infame dictadura que se registre en nuestra historia patria. Washington sólo consigna un asesinato a un estadista de tal envergadura, la del ex canciller chileno Orlando Letelier; Roma aún recuerda el alevoso atentado al ex ministro Bernardo Leigton y su esposa Anita Fresno; Buenos Aires aún no olvida la bomba en calle Palermo donde pereció el constitucionalista general de Ejército Carlos Prats , y su esposa Sofía Cuthber… Así, suma y sigue los crímenes del régimen de facto de Pinochet. ¿No iban a asesinar entonces, al Presidente Frei, líder de los demócratas?
La Universidad Católica y su hospital, llegó a ello porque su iglesia vendió el alma, la de opción por los pobres, del perseguido, desaparecido y del explotado; cambió cuando se impuso la política vaticana representada en Chile por la férula de Ángelo Sedano que trasformó a toda su Conferencia Episcopal.
Y el presidente Piñera vacila por presión de la UDI, donde predominan lo que él denominó, los “cómplices pasivos”: sin comentarios.
Los genuinos demócratas de Chile esperan que el Presidente Piñera reflexione, no se deje presionar por la ultraderecha cómplice de tantos crímenes, y cambie de actitud. La salida de este funcionario, no disminuye su autoridad como Primer Mandatario, por el contrario, la incrementa; reafirmará nuestra sana convivencia ciudadana, y se prestigiará ante la historia.

Volver a opinión

Comentarios