Marta, María Paz y el rector de la “U”

11 Diciembre 2018   1037   Opinión   Abraham Santibáñez
Columnista Diario El Centro Abraham Santibáñez
Abraham Santibáñez

Secretario General Instituto de Chile

Marta Ugarte era miembro del Comité Central del Partido Comunista. El 9 de septiembre de 1976 fue detenida por agentes de la DINA. Su cadáver apareció en la playa La Ballena, cerca de Los Molles. Aunque su identificación parecía difícil, sus hermanas, convencidas de que era ella, recurrieron al cirujano dentista doctor Luis Ciocca Gómez para corroborar su intuición.
Según contó el odontólogo más tarde: “Me hice un esquema de trabajo y traté de ser lo más directo y breve posible… primero busqué la corona que le había hecho en la pieza 11 y una extracción de la pieza 4, aparte de otras obturaciones, pero con los dos primeros detalles, estaba seguro que era ella”.
El trabajo del doctor Ciocca fue similar al que había hecho mucho antes, en 1909, su colega Germán Valenzuela Basterrica. Sus pericias odontológicas en un cadáver calcinado encontrado tras el incendio de la Legación Alemana en Chile, permitieron resolver un caso policial. Como se creía que el muerto era Guillermo Becker, canciller de la legación, el caso amenazaba las relaciones diplomáticas con Alemania. Becker, quien era el verdadero asesino de Ezequiel Tapia, portero de la Legación, trató de que se inculpara al muerto: lo vistió con sus ropas y le colocó algunas de sus joyas que serían la causa del crimen.
Solo el examen de la dentadura realizado por el doctor Valenzuela, permitió saber la verdad. Becker fue fusilado.
El doctor Ciocca, tras el caso de Marta Ugarte, llegó a la convicción de que Chile necesitaba tomas en serio la medicina legal. Fue el comienzo del respetivo Departamento de la U. de Chile. Así se destacó la semana pasada cuando el plantel le entregó al doctor Ciocca la medalla Rector Juvenal Hernández Jaque. La distinción es un “un símbolo de la calidad humana, profesional y de vocación de servicio que la Universidad de Chile inculca a quienes en ella se forman”
También se distinguió al musicólogo Luis Merino Montero, ex decano de la Facultad de Bellas Artes de la U. de Chile, presidente en la actualidad del Instituto de Chile y de la Academia Chilena de Bellas Artes.
Aunque se lo mencionó tangencialmente es imposible no recordar su reacción tras el baleo, el 24 de septiembre de 1987 que casi le costó la vida a la estudiante de Música María Paz Santibáñez Viani. María Paz fue baleada en la cabeza por un carabinero frente al Teatro Municipal. Pese a la gravedad de sus heridas, fue detenida, acusada de ser la agresora del policía.
Gracias a la firme actitud del decano Merino, María Paz salvó con vida, se recuperó y ha desarrollado una notable carrera internacional como pianista. Ello no habría sido posible sin el compromiso personal de Luis Merino
En la ceremonia el Rector Ennio Vivaldi puso de relieve, más allá de los méritos personales o familiares de los homenajeados, los valores que desarrollaron en la Universidad de Chile: valentía, solidaridad y sentido del deber.
“Son ejemplos para todos; y es muy difícil imaginárselos haciendo una cosa distinta (…) No sé si Luis Merino o Luis Ciocca, si no hubieran hecho lo que hicieron fueran ellos mismos. Hay un factor de identidad en que uno hace lo que siente, porque no tiene otra alternativa”.
Marta y María Paz, de estar presentes, les habrían dado nuevamente las gracias.