Miércoles, 21 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos

Opinión

Maule en Harvard II

Jorge Navarrete

Académico U. de Talca

Hoy, más que antes, trabajar aliados con positivos líderes mundiales es un activo mayor.
Es lo que precisamente ha cultivado esforzadamente desde hace ya casi un lustro el Consejo Regional (CORE) y el Centro de Competitividad del Maule: consolidar un efectivo trabajo con la Red de Microeconomics of Competitiveness, del Institute for Strategic & Competitiveness, en  Harvard Business School, que preside el Ph. D Michael E. Porter.
Efectivamente, la semana pasada se reunió dicha Red de Harvard para estudiar y optimizar metodologías con desagregación territorial; afianzar las redes de las instituciones que la componen; investigar acerca de las claves del desarrollo competitivo; y del desarrollo de capacidades a través de docencia y cursos vinculando productividad y bienestar social.
Por ello para el Centro de Competitividad y para nuestra región del Maule dichas jornadas no son triviales dado que aprendemos a descodificar los códices de la competitividad en regiones similares a la nuestra, tales como las de Puebla (México) y de Kolhapur, estado Maharastra (India), consustanciándonos de buenas prácticas en las que podemos enfocarnos.
Cierto, en ambos casos se ha desarrollado clústeres que les ha permitido revertir complejas situaciones de productividad, empleo precario y de bienestar social.
Tales prácticas de reversión, como las de clusterización aplicada, son las que incorporamos –ajustada a nuestra realidad- en los Planes de Desarrollo Competitivo regional, y en tres comunas del Maule.
Tal proceso requiere de una visión amplia -menos coyuntural como instrumental- unificadora e integradora, con disposición resuelta al cambio.
Cierto, hasta el momento hemos construido “Cartas de Navegación” regional y en comunas... pero ya es hora que ingresemos como región en la dimensión de la praxis concreta; en la gestión efectiva y eficiente… y más temprano que después, en el monitoreo y evaluación.
Y es precisamente en este último plano –en el de la realidad concreta- donde el Maule está en deuda pues sus intervenciones suelen ser de corto plazo, con vocación más de mera administración que de gobernanza, y con “mirada rasante”.
Empero, ya no tendrá que ser más así dado que fines de diciembre se entregará al Gobierno Regional tales Planes o agendas competitivas con sus respectivos modelos de gestión emulando el liderazgo y buenas prácticas de nuestros aliados en tan prestigiosa Red mundial.
Y tales planes los hemos realizados como ellos nos lo recomiendan: con sentido de proceso; altamente participativo (más de mil maulinos); con empresas, gobierno, centros educacionales e instituciones de colaboración.
Serán entonces, los tomadores de decisiones maulinos, a partir de 2016, los responsables de implementar los Planes Competitivos que nos enrumben hacia la cristalización de un genuino “Modelo de Desarrollo Competitivo del Maule”, prestigiado en una red que lidera en el mundo los procesos de incremento de la productividad con progreso social.

Volver a opinión

Comentarios