Monumentos Nacionales: ¿ Carga o beneficio?

24 Enero   457   Opinión   Robert Morrison Munro
Columnista Diario El Centro
Robert Morrison Munro

Abogado, profesor Facultad de Derecho, Universidad Autónoma de Chile.

Lo normal sería que el propietario de un inmueble declarado monumento nacional por su valor patrimonial, estuviese orgulloso de ese hecho y que ello representara un beneficio para él, a fin de que se esmerara en cuidarlo en el tiempo. Ello no es así.

Los casos de la Villa San Luis de Las Condes, de la casa Italia de Viña del Mar, del Estadio municipal de Ovalle, de la Catedral de La Serena, entre muchos otros, son ejemplo de lo que sufren los dueños de los cientos de inmuebles declarados monumentos históricos por el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN).
Es que esa declaración, sin la participación formal de la ciudadanía y sin consulta al propietario, mediante un Decreto del Mineduc, inmediatamente impone al dueño un gravamen desproporcionado e injusto, ya que este se ve limitado en sus facultades constitucionales y legales, al no poder demolerlo, modificarlo o bien repararlo, e incluso hacer las mantenciones, sin la previa autorización del CMN. Si el CMN-Fisco considera que un inmueble tiene valor patrimonial, por qué ha de ser el dueño el que tenga que pagar ese bien que es hoy de todos? No sería lógico, que en estos casos el Fisco comprara estos bienes y se hiciera cargo de su mantención, o al menos ofreciera algún incentivo al dueño para su conservación. Así sucede en los países con más historia que nosotros, y donde los MN son un orgullo para sus dueños.
El sistema de MN que rige la protección del patrimonio histórico se basa en la ley 17.288 del año 1970,es decir bajo el amparo de la constitución de 1925,con una realidad muy distinta a la actual, en especial a la garantía constitucional de la propiedad del artículo 19 Nº24 de la Constitución de 1980.
Hay muchos casos de NM que responden a un criterio político del CMN, dado que son inmuebles que no representan un patrimonio cultural o histórico que deba ser protegido, y se responde a intereses de grupos de presión o interés. Por ello es urgente actualizar la legislación en la materia, para responder a la realidad actual.
La afectación como MN de un inmueble es tan grave que son muchos los casos de dueños que antes de la declaración, prefieren demolerlo, y no quedar atados a una situación que no pueden enfrentar.
Los casos de desafectación de la calidad de MN por parte del CMN en verdad son pocos, por lo que ha debido ser la vía judicial la salida para estas situaciones, demostrando que la condición histórica que se atribuye no existe, o bien que el estado del bien es tan malo que no tiene sentido su mantención como MN.
Existe un proyecto en el Congreso para actualizar las normas sobre MN, y otorgar algunos beneficios, como la exención de impuestos a sus dueños, pero no se avanza.
La Cámara de la Construcción en enero de 2017, planteó algunas sugerencias para armonizar la conservación del patrimonio con el marco legal vigente, entre ellas: replantear el rol del Estado en la conservación del patrimonio, asociar la declaración de MN con el financiamiento de su conservación, equilibrar la salvaguarda del patrimonio con la garantía de la propiedad, asegurar una gestión patrimonial transparente, actualizar el concepto de patrimonio, actualizar el CMN, establecer criterios para la desafectación de la declaratoria, establecer un protocolo claro frente a emergencias
El país debe cuidar su patrimonio histórico, pero no debe ser a costa de los dueños de esos bienes.