Moody’s, la clasificadora

02 Agosto 2018   1895   Opinión   Jorge Navarrete Bustamante
Columnista Diario El Centro Jorge Navarrete Bustamante
Jorge Navarrete Bustamante

Académico U. de Talca

“Ahí están los números”, dijo la analista principal de clasificación de Chile para la agencia Moody’s al echar por la borda la versión del propio Sebastián Piñera, y del ministro de Hacienda, quienes habían salido a culpar a la administración Bachelet de la baja en la clasificación de riesgo del país: “El deterioro lo empezamos a observar desde 2010 y fue gradual, pero constante y persistente”, señaló la ejecutiva.
“Para hablar y comer…”.
Pareciera ser aplicable tal sentencia a varios ministro del actual ministro… Ello sin contar las elocuentes cifras de desempleo al alza señaladas por otros organismos pertinentes de rigor.
Resulta sorprendente que ante una oposición aún algo dispersa sean los propios organismos rigurosos los que desmienten las afirmaciones gubernamentales cuando no sus propios partidarios que empiezan a evidenciar cada vez más diferencias internas.
Recordemos que fueron no pocos ministros del Gobierno de la Presidenta Bachelet que pronosticaron un crecimiento de sobre un 3,4% para el 2018, que es precisamente lo que está ocurriendo.
Así, en estricto rigor un cambio estructural de tendencia en cualquier sentido –al alza o baja- no se modifica en los cinco meses que ha transcurrido un gobierno (desde marzo a agosto). Y el que lo asevere tiene más de propaganda o demagogia, que de estadista o de un político realmente serio.
Ello es pura ganancia para una oposición que recién está urdiendo su unidad, y que se van facilitando por estas y otras torpezas gubernamentales incluyendo los “bingos”, desdichos y deslices de diversos personeros gubernamentales: o por los intentos de embaucar a cierto parlamentarios incautos con oraciones sobre “visión de Estado” mientras simultáneamente maquinan e implementan otras acciones legislativas para desmantelar leyes vía reglamentos o, acudiendo en última instancia, al Tribunal constitucional.
Así el “telón de fondo” aún no se percibe por tales maniobras… Ello es bueno todavía ante una oposición esmirriada pero que con el tiempo irrumpirá con fuerza para despejar ese telón que dificulta la solución fundamental para los más variadas problemáticas: una nueva Constitución Política para el Chile del siglo XXI.
De manera que aunque la política no es un juego, puede el gobierno seguir solo y sin contrapeso entreteniéndose, cometiendo “errores no forzados”, intentado embaucar a la ciudadanía como lo han hecho ya reiteradamente los ministros Larraín, Santelices, Valente y el inefable Varela, entre otros… pero ello tendrá un límite que terminará por cansar a la gente ya que es más ágil que antes, y que percibe que eso de la derecha social empieza a parecerse más a una mueca que a una sentida realidad.
Esta vez fue la clasificadora Moody’s, el INE, Iansa, Pastas Suazo, la empresa de embarque marítimo de San Antonio, los trabajadores del cobre en “Chuqui” y de “La Escondida” los que desmienten al gobierno… Ya llegará la oposición política que hasta ahora sigue desdibujada… En fin, todo cambia.