Martes, 24 de Abril de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos

Opinión

Píldoricosas para el 2018

Ignacio Cárdenas Squella

Periodista

El tedioso 2017 por fin ya pasó. Podemos decir que fue un año lleno de palabras, discursos, mensajes, diatribas, verborragias y la infaltable pontificación. En general, cualquier recurso comunicacional o lingüístico ha sido empleado para lograr adhesión, admiración o simplemente escucharse (vanidad que no escasea).
La ciudadanía, por suerte, habló con el silencioso voto, y ya. Ahora a esperar, primer deseo, que manden más el silencio y los hechos que las palabras. Pero tan amplia y utópica aspiración, hay que acotarla y, ¡oh bendita catarsis!, poder correr retroexcavadora con los premios limón de la política y otras venerables actividades y desaparecerlos por mucho tiempo.
¡Cómo no aspirar a que el transversalmente considerado chupete de plomo, pesado como vaca en brazos, ideólogo de tanta buena idea, consiga para propiciarlas una carismática comunicadora y él se mantenga en la sombra: hágalo por favor Sr. Girardi! Invite a esa guarida a los monseñores Boris y Jackson y a su Sibila, doña Beatriz, para que sus profecías, protegidas de la luz del sol, reflejen la verdadera incidencia de su pontificado.
Como no les deseo mal a Chip y Dale -y entendiendo su necesidad de tener con quien ejercitar su dialéctica- podemos enviarles al hoy senador Espina y mañana ministro (en camisa, algo transpirado y chascón, alargando el cuello para que fluyan mejor sus lentas y moduladas palabras) para consensuar, sin éxito, el Nuevo Mundo; no sería mala idea sumar a la siempre sonriente Marianita para condimentar sus sesudos cabildeos con una mirada novedosa, rupturista, condimentada de matices.
No sería un despropósito sumar a ese árbol filosofal, de tan buena sombra, a personajes que pudieran enriquecer el debate con humor y, sin ánimo de ser sectario, se me ocurre que Teillier, Longueira y Mahmud Aleuy son el anillo para ese dedo. Se requerirá en algún momento que alguien bendiga o clame al Altísimo para que las ideas fluyan y, de alguna manera, lluevan bendiciones.
Nadie mejor que el mismísimo Ezzati y con su melosa, clerical y abachichada voz, su rostro aluciferado y, en una de esas, santa alma, ayude a encontrar el camino y la luz. Supongo que el suelo que pisan tan connotados personajes siga todavía firme y no debamos contar con la presencia sismológica de Marcelo Lagos, presente en todas las batallas, y nos garantice que no se está produciendo un choque de placas.
Pensemos en positivo, no intentemos presagiar lo inexistente y para ello nadie mejor para integrar que a Mauricio Bustamante, sabedor del todo y lo demás. Por si la inteligencia escasea, habrá que necesariamente integrar belleza y sesos convocando a la Sabat, Van Rysselbergue, la Tonka y a Luchito Jara y su celestial voz. Pero siendo sincero (sin destinarles mal ninguno que no sea sólo su temporal ausencia de mis patéticas fijaciones) mi deseo es que el terreno se hunda y los tenga sanos en un hoyo negro y en debate.
Nada mejor para eso que sumar a esa chascona piedra (¿roca?) filosofal, que entrando en el hoyo negro será capaz de descubrir algo todavía más negro: el mismísimo Fernando Villegas. Misión cumplida.

Volver a opinión

Comentarios