Política Publica regional III

22 Agosto   526   Opinión   Jorge Navarrete Bustamante
Columnista Diario El Centro Jorge Navarrete Bustamante
Jorge Navarrete Bustamante

Académico U. de Talca

Frente a la problemática plateada en la columna anterior, la propuesta de solución se concatenó en la siguiente idea fuerza: “Ser reconocida el año 2025 como región referente nacional en gobernanza sistémica del desarrollo competitivo territorial con bienestar social para la ciudadanía del Maule”.
Para lograr tal idea fuerza, se trazaron los siguientes objetivos estratégicos:
Revertir la incapacidad de las respectivas instancias gubernamentales territoriales que impiden la implementación de las estrategias de desarrollo competitivo y de bienestar social
Fomentar el desempeño competitivo territorial integrado: Estado, Empresas, Centros Educativos y ciudadanía organizada
Fortalecer la estructura orgánica y capacidades al interior de las administraciones territoriales para mejorar el desempeño competitivo
Potenciar el desarrollo del capital social multinivel con practicas innovadoras que se consubstancien con el proceso competitivo
Consolidar la institucionalidad regional de transparencia y de formación ética para desarrollar una cultura de la probidad en todos los niveles gubernamentales
Vigorizar el proceso de formación del capital cívico regional para revertir la inactividad ciudadana y su abstencionismo
Generar condiciones optimas desde las respectivas administraciones territoriales para mejorar gestionar y conquistar mayores atribuciones de autonomía para la región del Maule
Ante lo expuesto, la política publica sub nacional –a nivel de perfil- ha sido definida en torno a 4 ejes:
• Buen gobierno para la competitividad territorial. Este eje pretende promover la transparencia, participación y colaboración en la administración publica, en pos de una mejor gestión de las estrategias competitivas y oferta de servicios de calidad y accesibilidad presencial o informática
• Capital social y trabajo en red de la competitividad. Trata de fomentar la innovación social en la ciudadanía para que sea competente, participe y corresponsable, junto a la administración territorial respectiva, en el: diseño, gestión y evaluación de las políticas de desarrollo competitivo y de los servicios públicos.
• Capital cívico para legitimar decisiones e institucionalidad territorial. Propende a potenciar el desarrollo de la capacidad creativa y creadora de la ciudadanía respecto de la “cosa publica”, conformando redes de compromisos cívicos enfocada en aportar pertinentes soluciones y en capitalizar oportunidades para el bienestar regional.
• Descentralización para construir competitividad y bienestar. Pretende Impulsar el desarrollo de capacidades en los respectivos territorios para una armoniosa descentralización, competitividad y calidad de vida; entendida no solamente como un proceso administrativo o financiero conducido por el Gobierno nacional sino como un instrumento de gobernanza multinivel que demanda una activa presencia y participación cualificada de las comunidades, elites e instituciones regionales y locales.