Presupuesto con ideas de fondo

10 Octubre a las 09:00   426   Opinión   Ervin Castillo A.
Columnista Diario El Centro Ervin Castillo A.
Ervin Castillo A.

Fundación Talca

Como cada año a estas alturas, toca lugar a la presentación y posterior etapa de discusión de la Ley de Presupuesto presentada por el Ejecutivo, que da cuentas de lo que se proyecta gastar para en este caso, el año 2020. Los gobiernos suelen modelar así, el diseño de sus principales programas como ideas matrices de la gestión de turno, procurando levantar conceptos y banderas fuerza respecto de sus convicciones. En este sentido, el presupuesto ideado por el Presidente Piñera supone un aumento real del 3% del gasto en relación al año anterior, lo que a su vez constituye el más bajo aumento desde el año 2003, esto en plena concordancia con una situación económica que fundamentalmente por razones ajenas a la conducción del gobierno y en particular del Ministerio de Hacienda, no ha permitido al país crecer en la línea de lo esperado. El presupuesto en sí, se hace cargo de manera responsable del discurso de austeridad y responsabilidad fiscal que ha surgido desde el Ejecutivo, con ciertas cuestiones que resultan especialmente preponderantes: el ítem de seguridad ciudadana en donde se fortalecen los recursos para prevención de delitos en vínculo directo con la comunidad e instituciones relacionadas entendiendo que no es un asunto susceptible de recetas populistas. En pensiones, el gobierno pone otro eje relevante para conseguir acuerdos legislativos en el Congreso, fortaleciendo entre otras cosas la Pensión Básica Solidaria y el Aporte Previsional Solidario, elementos que de llegar a aprobarse como tal, podrían comenzar a regir incluso desde comienzos de este próximo año, mejorando la situación de más de 1 millón y medio de pensionados. La inversión que crecería en promedio un 7,5% buscará el establecimiento de más de 150.000 nuevos empleos de carácter formal, es decir con relaciones contractuales y protección social, ello en el marco de una guerra comercial sin precedentes entre 2 de las principales potencias de la economía mundial abierta en que nos encontramos insertos. En educación, en tanto, la creación de 100 nuevos Liceos Bicentenario de Excelencia que puedan hacer llegar hasta la cifra de 300 en todo el país al término del segundo mandato del Presidente Piñera, reflejan también que la calidad educativa es un eslabón pretendido, junto con las oportunidades que ello otorga para familias de sectores medios y bajos socio económicamente hablando. Ligado a esto último, y asumiendo que el combate a la falta de oportunidades se da desde la educación temprana y no desde segmentos superiores, el gobierno persiste en su idea de cerrar los CREAD, constituyendo nuevos hogares familiares en la famosa red SENAME, aumentando en términos reales un 67% los fondos asignados para el mejoramiento y cuidado de niños que están bajo la supervisión y tutela del Estado de Chile, y un incremento del 50% en cuanto a las subvenciones. También, destaco el robustecimiento económico que tendrán los Fondos de Desarrollo Regionales (FNDR), valorando el sitial de las comunidades organizadas en regiones en la persecución de sus proyectos de carácter económico, caminando en una lucha que tomará muchos años más: que Chile deje de ser Santiago. Sin lugar a dudas, debemos mencionar el área de salud, en donde esperamos la ejecución de 75 proyectos de infraestructura hospitalaria y 86 centros de salud primaria, ello sumado a una propuesta de rebaja de los medicamentos que ha sido dada a conocer a la opinión pública durante los últimos días. Todo lo anterior, en el contexto de un balance estructural, como han sido el grueso de presupuestos de la Nación aquí descritos, que tienen que ver con un acuerdo de las fuerzas políticas maduras de nuestro país, que han optado valiosamente por transitar por caminos muy opuestos al de naciones hermanas como Argentina, Perú o Brasil. Y para el futuro, el compromiso personal e institucional del Presidente Piñera en lo que dice relación con convertir a Chile en un país carbono-neutral a través de la descarbonización de la matriz energética, reemplazando por nuevas energías como la del viento, del Sol o de las mareas, sumado a la electromovilidad que se pretende extender al país entero en el transporte público. Un presupuesto con ideas de fondo, con principios. En la línea correcta.