Proyecciones para el 2018

16 Marzo 2018   1129   Opinión   Jennifer Rivera Arroyo
Columnista Diario El Centro
Jennifer Rivera Arroyo

Vicedecana Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile

Este mes de marzo, ha sido un mes que nos ha llenado de sensaciones contrapuestas, ya que la relajación y descanso alcanzado durante las vacaciones se diluyen en segundos al enfrentarse a la ola de gastos que lo caracterizan, patentes, seguros, uniformes, útiles escolares y un sinfín de requerimientos atentan contra el presupuesto familiar, resintiendo el bolsillo de todos y generando en el consciente colectivo la sensación de un mes cargado de estrés, impopular e ingrato.
Sin embargo, durante los últimos días hemos tenido noticias en el ámbito económico que vienen a compensar en alguna medida la percepción negativa de este y que nos hacen pensar que no todo es tan malo; el lunes 05, recién pasado conocimos la cifra de IMACEC, que sorpresivamente llegó a empinarse en el 3.9%, expansión que sin duda configura una señal optimistas para el año 2018 que iniciamos y que además podría aventurarse como un signo concreto del ansiando camino hacia la reactivación económica.
A lo anterior, se suma el resultado de la medición de IMCE (Índice Mensual de confianza Empresarial) para el mes de febrero, que por segundo mes consecutivo se ubica en el rango optimista superando los 57 puntos, ubicándose 3.5 puntos por sobre el resultado obtenido en enero y alcanzado al mismo tiempo el nivel más alto desde hace 5 años, específicamente respecto a abril del año 2013. Con lo que sin duda, se comienza a confirmar la mejora sustantiva que han tenido las expectativas y proyecciones de los empresarios en materia del desempeño futuro de corto y mediano plazo de nuestra economía
Este escenario ha dado pie a correcciones al alza en las proyecciones para este 2018, en materia de crecimiento económico, impulsando las estimaciones de expansión para la economía nacional en torno al 4%, incluso algunos analistas prevén que el PIB anual podría llegar al 4.2%, basados en las optimistas cifras que se manejan para la demanda interna y la fuerte recuperación que se espera tenga la inversión, uno de los motores impulsores de éste indicador.
Con todo, no cabe duda que si la economía nacional sigue dando este tipo de señales podremos decir que hemos iniciado este año con el pie derecho y que después de todo, marzo se “apareció” trayendo noticias positivas también.