Proyecto común para Talca

25 Abril   396   Opinión   Ervin Castillo A.
Columnista Diario El Centro Ervin Castillo A.
Ervin Castillo A.

Fundación Talca

Que el futuro de las elecciones presidenciales se juega en gran parte en las elecciones municipales, es una cuestión que se suele escuchar en el análisis político, y que, por cierto, no deja de tener mucha razón. Para la articulación de un proyecto público, colectivo, de una coalición que está pensando en grande, se requiere avanzar en unidad para las venideras elecciones municipales, entendiendo a éstas como el factor más preponderante para la idea de un segundo gobierno consecutivo de centro derecha.
En este sentido, y muy particularmente en las elecciones en nuestra Región del Maule, asoma como esencial el avanzar en liderazgos consagrados, que con experiencia y algo de bagaje político, puedan dar garantías de gobiernos comunales eficientes y de cara a la ciudadanía. Así las cosas, se abortan, por ejemplo, los intentos minoritarios de discursos que intentan dividir las aguas amigas, para hacer el juego a las fuerzas de oposición, las que pese a estar en el olvido público y no tener unidad para recuperar los municipios, pueden revivir ayudadas por las deslealtades de quienes faltando a este sentido de coalición en Chile Vamos, prefieren pasar por sobre las encuestas, los números, las confianzas, los partidos, y cómo no, por sobre la voluntad popular.
En este contexto, hay que tener muy en cuenta los logros de las actuales gestiones en nuestra Región, como por ejemplo en la capital regional, en la cual se ha intentado de buena manera proyectar una administración municipal de la mano con su comunidad, con una visión de futuro que busca la consolidación de proyectos que no están pensando en la siguiente elección sino más bien en las futuras generaciones, proyectos que, en materia de turismo, sustentabilidad o infraestructura vial, pretenden poner de cara al desarrollo al corazón del Maule.
Buscando acuerdos con el mundo público y privado, tanto a nivel local como internacional, como también a través instancias de participación y encuentro con los vecinos de la comuna, se despliega por estos días un ambicioso plan que espera resituar a Talca como la capital del centro sur de Chile, como una ciudad más amable, con todos y para todos, con los jóvenes y adultos mayores, con nuestras mujeres, y en resumidas cuentas, con esa abrumadora mayoría que quiere mejoras, pero que las quiere con respeto, con prudencia y con vocación de equipo.
En tiempos de caudillismos, como cuando se avecina cualquier período electoral, es fundamental recordar que primero está Talca y su gente, y que intereses mezquinos ajenos a ello son contrarios al rostro humano que tiene hoy nuestra administración comunal.
Enhorabuena, caminando juntos, por el hoy y los siguientes años. Por Talca.