¿Qué dirá Bachelet?

25 Febrero   407   Opinión   Juan Carlos Pérez
Columnista Diario El Centro Juan Carlos Pérez
Juan Carlos Pérez

Licenciado en Historia. Egresado de Derecho.

Hoy, a eso de las 9:20 hora de Ginebra, Suiza, se espera que la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, inicie su intervención en la 40° sesión del Consejo de DDHH de la ONU.
Bachelet hablará. Como es esperable, su discurso habrá de referirse al panorama del respeto a los derechos humanos en el mundo y, en particular, a la situación de esos derechos en algunos países. Al menos así lo han hecho, desde hace mucho, sus antecesores en el cargo.
¿Qué dirá en su exposición Bachelet? Por cierto, tiene tema de sobra. Lamentablemente el respeto a los derechos fundamentales no es una norma mundial. Son numerosos los países que incurren en reiteradas violaciones a los derechos de sus habitantes, sea en el plano político, económico, social o, lo que es más grave aún, transgreden la libertad, la seguridad y el derecho a la vida de esas personas. Asia y África son regiones especialmente transgresoras. Seguramente la ex mandataria, dado su historial y perfil, pondrá especial énfasis en los derechos vinculados a los migrantes, a las minorías y al género. No obstante, su intervención será especialmente seguida en Latinoamérica, en que la tragedia venezolana es más que ostensible.
Ya hace un tiempo, el denominado Grupo de Lima le pidió a la Alta Comisionada que visitara Venezuela y constatara, in situ, las graves violaciones a los derechos de sus habitantes. Este pedido, reiterado por la oposición venezolana y numerosas organizaciones, busca que un referente mundial como ella no sólo constate y denuncie aquellas transgresiones sino, además, censure al régimen dictatorial de Maduro y colabore al restablecimiento de la democracia en ese país.
Han sido muchos los que han instado a Bachelet a dejar de lado su impavidez y mutismo con el caso venezolano, que algunos consideran displicente considerando que, en otras situaciones, como la reciente llegada al poder de Bolsonaro en Brasil, llegó a la admonición anticipada, declarando que estará especialmente atenta a cualquier atropello. Y el más reciente, este último fin de semana, ha sido su, otrora amigo, Miguel Bosé. El artista urgió de manera elocuente y hasta prosaica, a que la “altísima comisionada” se ocupe del drama que sufre el pueblo venezolano a manos de la dictadura. Esa es su responsabilidad, según el cantante, quien le recordó que, si no lo hace, simplemente no sirve para el cargo que ostenta.
Nadie podría acusar a Bosé de derechista, por cierto. Baste recordar que brindó su expreso apoyo a Bachelet en 2006, participando nada menos que en el cierre de su campaña. Y, más tarde, visitándola y siendo recibido con gran cobertura en La Moneda, por la flamante mandataria.
Es por esto que, durante esta mañana, muchos estaremos atentos a lo que diga Bachelet allá en Suiza. Si se limita a las simples palabras que insten al diálogo y la concordia, omitiendo una clara condena al régimen dictatorial, como ha sido su conducta hasta ahora, Bosé habría tenido razón al decir “… no sirves. Fuera”.