Que no vaya a ser una victoria pírrica

28 Noviembre 2018   1566   Opinión   Ricardo Retamal Ortiz
Columnista Diario El Centro
Ricardo Retamal Ortiz

Abogado Magíster de la UC

Pirro, rey de Epiro, luchó toda su vida contra los romanos, a los que derrotó en varias ocasiones. En la batalla de Heraclea, 280 a.C., Pirro alcanzó una aplastante victoria sobre los romanos en el sur de Italia. Había desembarcado con sus soldados y sus elefantes en Tarento, y los elefantes destrozaron a la caballería romana. Sin embargo, el ejército de Pirro tuvo cuantiosas pérdidas, cerca de cuatro mil soldados, que lo hizo exclamar: “Si consigo otra victoria como ésta, estoy perdido”. 

Es por eso que hay que ser cuidadoso al analizar el reciente despacho de la Cámara de Diputados, del proyecto de Aula Segura tras 54 días de discusión. Convertida en ley por 110 votos a favor, 26 en contra y 13 abstenciones la Cámara aprobó en general el primer mensaje de autoría del ejecutivo en convertirse en ley.
El proyecto establece como un deber de los directores “iniciar un proceso sancionatorio en contra de cualquier miembro de la comunidad escolar por conductas calificadas como graves o gravísimas en sus respectivos reglamentos”. Dicho procedimiento puede derivar, en el caso de los estudiantes, en su expulsión y la cancelación de la matrícula. Y en este aspecto creo que es necesario considerar otras experiencias en el mundo en que situaciones tan delicadas como las que se han producido recientemente en colegios emblemáticos de Chile, con el Internado Barros Arana, son encaradas con una mirada más global, si se quiere más humanista, porque, en definitiva, está preocupada por la persona.
Esta forma más global se enmarca en lo que se conoce como justicia restauradora. En ese sentido, los acontecimientos ocurren en una comunidad y el foco se debe poner en las necesidades de las víctimas y los autores responsables de los delitos. No hay lugar para la expulsión. El problema es de la comunidad y tenemos que enfrentarlo entre todos, sin exclusión alguna. La justicia restauradora, es una herramienta de paz en la resolución de conflictos.
Como se puede apreciar, la tramitación de esta ley de Aula Segura hace más urgente que nunca la necesidad de afianzar un diálogo en la sociedad chilena en torno a la reforma educacional que recién comienza. La ministra Marcela Cubillos destacó el “acuerdo político logrado al interior del Congreso”. Podemos valorar los acuerdos que se alcancen en el Congreso, en el necesario juego democrático. Pero en la sensible y compleja reforma educacional debemos ir más allá. Debe ser la sociedad chilena la que reflexiona en conjunto. En caso contrario, podríamos tener victorias pírricas que no nos van a llevar a ninguna parte.