Reflexionemos

17 Febrero   417   Opinión   SERGIO RODRIGUEZ VARELA
Columnista Diario El Centro SERGIO RODRIGUEZ VARELA
SERGIO RODRIGUEZ VARELA

Consejo de Pastores.

Hacen dos milenios y medio que el profeta Jeremías, motivado por Dios lanza un urgente llamado al pueblo Judío, Jeremías 6:16 “Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos”. ¿Cuál era el motivo? Los judíos, habían equivocado el camino, habían abandonado el verdadero culto a Dios dejando de lado sus enseñanzas y mandamientos, con lo cual desobedecían a su creador y Señor. Ellos más bien optaron por un camino de conveniencia, el que a su parecer, les era una más fácil de seguir, no obstante era un camino errado.


Nuestra actual sociedad en la que nos ha tocado vivir, fácilmente podríamos concluir que no difiere en nada a la del tiempo del profeta. Nuestra sociedad, está lejos de aquella en la que fuimos criados todos aquellos en la que muchos dicen: Que somos la última generación, “La del esfuerzo, La del sentido común, La del respeto hacia sus mayores, La que pedía por favor, La que daba las gracias, La que pedía permiso y no atropellaba; en fin, según algunos quedan pocos de ese tiempo”.


Nuestra sociedad, ha trastocado los valores, en antaño, las madres, los padres, los profesores, los abuelos, los tíos, los vecinos, la autoridad policial, todos eran autoridad y se les respetaba en su nivel. Hoy el equivocado sistema de derechos, nos ha llevado a estos niveles. Hoy no se respeta la vida, la delincuencia mata a un ser humano como matar a un incesto. En las riñas callejeras impera la ley del más fuerte, los vándalos se adueñan de nuestros barrios y calles, nadie puede andar tranquilo, nuestras casas deben estar en constante vigilancia y cada una de ellas, enrejada por todas partes y aun así, nadie puede vivir tranquilo. A la vez, debemos sumar las regalías que les otorga el sistema a los criminales, a los estafadores a los delincuentes en presidio y otros con amplios prontuarios están libres y se burlan del sistema judicial.


¿Por qué, hemos llegado a este estado? La respuesta es simple, hemos llegado a este estado por una gran ausencia de Dios en las personas, porque hemos querido reemplazar sus principios Éticos y Morales que Dios ha establecido para la sociedad, como dijo Isaías 5:18-24 ¡Ay de los que traen la iniquidad con cuerdas de vanidad, y el pecado como con coyundas de carreta! (el sistema político lo ha hecho), ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo... los que justifican al impío mediante cohecho, y al justo quitan su derecho! Todos los valores están alterados.


La solución a este mal esta, en que la sociedad vuelva a las sendas antiguas, vuelva a los principios de dios, que la iglesia, vuelva a pregonar con fuerza el evangelio de Cristo, que los predicadores vuelvan a enunciar la realidad del infierno, la condenación del pecado, que los profetas vuelvan a pregonar voz en cuello que el cielo es solo para los salvados y que Cristo es el único camino al padre y el medio de salvación para la humanidad, entonces veremos la gloria de Dios. Que él nos bendiga.