Reputación Corporativa

18 Enero   510   Opinión   Jennifer Rivera Arroyo
Columnista Diario El Centro
Jennifer Rivera Arroyo

Vicedecana Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile

Cuando se habla de la reputación en el caso de una persona, es natural que inmediatamente asociemos este concepto a su prestigio o fama, es decir a la percepción o apreciación que tienen los otros respecto de ella; en el caso de las empresas, esta acepción no es significativamente diferente y corresponde a la asociación sinérgica de los conceptos imagen e identidad corporativa, conformando el conjunto de calificaciones que los stakeholders (tanto internos como externos) tienen de ella, lo que a su vez transciende a la mera actividad empresarial llegando a tocar aspectos propios de lo que se denomina ciudadanía corporativa, punto en donde la Responsabilidad Social Empresarial cobra especial protagonismo.
Lo anterior ha sido una señal muy potente y transversal para todas las organizaciones a la hora de diseñar e implementar sus propuestas, pues es un elemento que agrega valor y adiciona competitividad, a lo que se suma el que con cada vez mayor ponderación los consumidores consideran esta información a la hora de tomar decisiones tanto en materia de compra como de contratación de servicios en el mercado.
Es tal el nivel de relevancia de esta temática, que se han generado rankings y diversos estudios, tanto a nivel nacional como internacional, que permiten conocer en más detalle el nivel de desarrollo que las organizaciones han alcanzado en esta línea y la manera en que sus respectivas iniciativas se materializan en una mejor reputación y mayor nivel de reconocimiento.
En este sentido, los resultados de un estudio liderado por la firma Monitor Empresarial de reputación corporativa (Merco) difundidos a fines del año 2018, que analiza la percepción que distintos líderes de opinión y público en general tienen respecto a las empresas que operan en nuestro país, reveló cifras muy interesantes.
Entre los resultados destacan el que BCI vuelve a coronarse como la empresa con mejor reputación de chile, seguido por Falabella y Banco de Chile; en materia de líderes empresariales, en tanto, el primer lugar fue alcanzados por Horst Paulmann de Cencosud, seguido por Andrónico Luksic de Quiñenco; mención especial en esta categoría merecen las mujeres, pues 6 de las 100 posiciones del ranking son ocupadas por ellas, donde destaca Alejandra Mustakis, presidenta de la ASOECH ( asociación de emprendedores de Chile) quien avanzó 50 lugares, logrando ubicarse en el puesto 25.
Con todo, esperemos que en el tiempo las organizaciones continúen avanzando en la lucha sana y la competencia por mejorar de manera permanente su reputación corporativa, ya que las acciones que emprendan benefician de una forma u otra a sus consumidores.