Rol de las universidades

10 Marzo 2018   868   Opinión   Diego Benavente M.
Columnista Diario El Centro Diego Benavente M.
Diego Benavente M.

Ingeniero civil, U. de Concepción

Una fortaleza de La Araucanía es la presencia de tres universidades regionales y varias privadas que desarrollan una labor fundamental en el quehacer regional representando la masa crítica que debe tener todo territorio que trabaja por un destino mejor. Su calidad y densidad ofrece una gran oportunidad, cual es hacer de La Araucanía un núcleo de formación e investigación de gran prestigio a nivel nacional e internacional.
En términos de resultados de mediano plazo, el desarrollo de áreas de futuro como la industria de la madera y el mueble, las tecnologías de la información y las telecomunicaciones, así como la biotecnología, pueden corresponder a factores de desarrollo en una región que deberá globalizarse.
Algunos aspectos interesantes para una mejor interacción de estos actores regionales en pos del desarrollo productivo se mencionan a continuación:
Las instituciones de educación superior deben pensar los temas a largo plazo e incidir en la realidad regional, y desde su perspectiva la mejor manera para ello es transformarse en centros de excelencia. Con este fin, estas deben ser capaces de potenciar las ventajas comparativas de la región en relación a otros territorios como Santiago, Valparaíso o Concepción, dado que nuestra calidad de vida es muy superior. Con decisiones inteligentes se pueden atraer recursos humanos que potencien a la región y que hoy están en Santiago, por ejemplo. Se trata, en definitiva, de crear incentivos de manera que las corrientes migratorias de profesionales –que hoy se dirigen preferentemente a la capital- se inviertan.
En conjunto se debe abordar proyectos que aborden la necesidad urgente de invertir y mejorar los servicios de apoyo para incentivar la instalación y creación de empresas que tienen un sistema productivo más intenso. Así como contribuir a estructurar una red de apoyo conformada por pequeñas y medianas empresas.
La gran cantidad de iniciativas de investigación y estudio, que surgen permanentemente en los distintos centros académicos, hacen necesario el establecer en primer lugar los términos de referencia de un estudio y en segundo lugar una coordinación, que permita identificar y priorizar los proyectos existentes, desde un punto de vista integrado, de acuerdo a su impacto, valor agregado, su financiamiento, sus costos asociados y la opinión de la gente así como de los organismos involucrados como por ejemplo el Core, de manera que sirva como una estrategia directora para concretar y realizar definitivamente las iniciativas que por lo general quedan hasta nivel de proyecto.
El desarrollo hoy en día pasa por la capacidad de gestión de la región en todos sus niveles y actores, la competencia ya no es de empresas, es entre territorios. El desarrollo puede basarse en las ventajas comparativas evidentes de la región, sin embargo el problema va más bien por el lado de crear ventajas, de agregarle valor a lo que se tiene y hacerlo con calidad, mística y eficiencia.
En definitiva, lo fundamental es menos burocracia, más cooperación, mayor comprensión entre los propios agentes regionales de modo de superar las barreras que contribuyen a hacerla poco atractiva frente al resto del país y a nivel internacional.