Sala Penal Adolescente

05 Junio 2018   1371   Opinión   José Luis Craig Meneses
Columnista Diario El Centro
José Luis Craig Meneses

Abogado, Magister en Criminología y Justicia Penal Defensor Regional de Maule.

Lamentablemente se ha confirmado una mala noticia para la especialización del sistema penal en Talca. A contar del 1 de junio pasado ha dejado de funcionar la sala de adolescentes del Juzgado de Garantía de Talca que -por más de 11 años- se erigió como un bastión, admirado por muchos, acerca de cómo se debe trabajar la ley 20.084 y cómo se debe honrar uno de los principios que informa la Convención Internacional de los Derechos del Niño, cual es la especialización.

Su funcionamiento permitió entre otras cosas, la realización en nuestra capital regional de tres seminarios internacionales que pusieron el acento en la Responsabilidad Penal Adolescente, trayendo a la comunidad jurídica de Talca, prestigiosos exponentes sobre la materia, tanto nacionales como internacionales.
Esta experiencia que sólo ahora la mantiene en regiones la Tercera Región en Copiapó y la capital en su Centro de Justicia, permitió desarrollar discusiones de alto nivel en una materia tan compleja como la reinserción y el tratamiento de la criminalidad adolescente.
Se formaron fiscales y defensores especialistas en la materia, generando importante jurisprudencia que pudo informar fallos similares en todo el territorio de la nación.
Se avanzó no sólo en la especialización ya mencionada que exige a los Estados Partes el artículo 40 numeral 3 de la Convención ya citada, sino que se avanzó también en certeza jurídica al tener una misma mirada el tribunal acerca de las especificidades del denominado “delincuente juvenil”.
Se garantizó una atención preferente y se generaron vínculos con la red, que tan importante función cumple en la formación y reinserción de los jóvenes que por distintos motivos infringen una ley penal.
Todo lo anterior está en riesgo de poder continuar. Otras prioridades distintas de los niños y su especificidad hicieron que se reasignara el juez que estaba a cargo de esta sala, y que hoy sólo funciona algunos días de la semana una sala con un juez distinto, cada dos meses.
Ojala a la luz de los derechos y necesidades de los niños y niñas de la Región del Maule esta medida pueda ser revertida en el corto plazo, y poder volver así, a una sana normalidad a la cual nos habíamos acostumbrado, a volver a ser un ejemplo de lo que la especialidad significa y poder entregar una atención integral a los que más lo necesitan, los más olvidados y dañados por nuestra propia sociedad.