Señales evidentes

22 Agosto   682   Opinión   Ervin Castillo A.
Columnista Diario El Centro Ervin Castillo A.
Ervin Castillo A.

Fundación Talca

Las señales son evidentes, no solo por lo que vemos en nuestro país, sino por lo que está ocurriendo en diferentes democracias de la región. La política está álgida, el nivel de discusión bajo y a ratos muy superfluo, se denotan diálogos nimios, vacilantes, en donde las retóricas y consignas populistas adquieren rápidamente ribetes publicitarios en los medios de comunicación.
Y en este oasis, en esta falsa de densidad, en este “miente que algo queda”, en esta suerte de tener garantizado un minuto de fama si está usted dispuesto a disparar la primera desfachatez que se le ocurra, o en donde comprometer los recursos de todos los chilenos suele conceder más votos, es donde se está moviendo peligrosamente nuestro sistema político.


Cuando las principales instituciones se encuentran sumidas en una crisis que no sabemos cuándo puede frenarse, aunque sea temporalmente, los discursos falaces adquieren mayor notoriedad, y es entonces, el momento del gobierno para hacer cambios, para liderar la agenda pública.
¿Hacia dónde vamos?, ¿Por qué se quieren priorizar ciertas políticas públicas y al mismo tiempo abortar viejos programas y prácticas que ya no dan resultados?, ¿Cuál es la diferencia de un gobierno de centro derecha en relación a un régimen político de izquierda? En política, se debe focalizar, elegir, contrarrestar con el peso de la evidencia a los adversarios, a aquellos que sin tener el peso de la administración del erario público quieren hacer de todo, sin asumir los costos y los deberes de ellos. A los chilenos, se les debe hablar con mayor sinceridad, la situación económica internacional y nacional no es particularmente benevolente con nuestras aspiraciones, la cosa está difícil, y aflora entonces como menester, apretarse en ciertos ámbitos para poder respirar en otros.
Prioricemos, lo que la ciudadanía quiere es seguridad, es combate a las drogas, es apoyo a ese 80% de emprendedores que dan trabajo a la población, es continuar suprimiendo ese frondoso aparato estatal que solo aniquila las opciones de servicios rápidos y expeditos para la ciudadanía. Esto es posible en un gobierno actual, más en este gobierno, nuestro gobierno de centro derecha, con acuerdos, diciendo la verdad sobre lo que ocurre con determinados sectores y colectividades políticas de oposición, pero con elocuencia y táctica, sin que ello comprometa los necesarios acuerdos en el Poder Legislativo, porque no se cuenta con mayorías en las cámaras como para aventurarse en una carrera anti oposición.
Miremos, una vez más, como lo hiciera en la columna anterior de vuestra tribuna, el ejemplo argentino liderado por la incapacidad política del gobierno del Presidente Macri. No se puede continuar con aquellos que en vez de apuntar al esquema colectivo y de proyección de nuestras ideas, buscan su sola aprobación con cosas sin mayor trascendencia. El aplauso fácil en política todos podemos lograrlo, pero resulta pan para hoy, y usted sabe, hambre para mañana.


Se está a tiempo de generar cambios en conducciones como las aquí expuestas, porque los chilenos y chilenas pueden aspirar a una mejor calidad de vida cuando Chile Vamos dirige los destinos de la cosa común, de los asuntos públicos. Debemos saber marcar la diferencia, y que dicho estilo sea posible de percibir. Aprendamos de nuestra región, para evitar a tiempo el regreso de ideas que nos parecen inadecuadas con miras al futuro.
Es desde hoy, no desde mañana.