Lunes, 19 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado

Opinión

Señores congresistas liberales

SERGIO RODRIGUEZ VARELA

Consejo de Pastores.

El martes 4 del presente mes, se llevó a cabo en el Senado la votación respecto al proyecto de ley de “Identidad de Género”. Como era de esperar, viajaron desde todo el país representaciones de unidades pastorales y, desde la nuestra, se hicieron presente tanto al interior como en las afueras del Congreso diversos pastores. Como Consejo Cvangélico de Talca, agradecemos a Dios ya que no solo estuvimos presentes en el evento, sino que destacamos la atención personal del senador, Juan Castro, quien nos recibiera, atendiera y facilitara estar en las tribunas al momento de la presentación y votación.
Para el mundo evangélico y muy en especial para nosotros, los ministros (pastores) que estuvimos presentes, nos llamó la atención la pobre argumentación de los señores congresistas liberales y mal llamados progresistas. Este proyecto de ley contempla que los menores de 14 años y hasta la mayoría de edad pudieran llevar a cabo el cambio de sexo registral (al momento de nacer). Nosotros creemos y lo subrayamos que tal proyecto, especialmente los menores de edad (menores de 14) y los mayores de 14 que están en su edad adolescente, no están capacitados, psicologica, física y emocionalmente, para tomar una decisión tan trascendental en sus vidas. De hacerlo, nadie asegura que una vez que estos menores hayan completado su madurez y quieran revertir su equivocada decisión, no sufran trastornos por las experiencias que les haya tocado vivir.
Por otro lado, debemos entender que una ley humana no podrá cambiar jamás el sexo natural y aún después de muerto, en el ser humano sus cromosomas en sus restos seguirán mostrando si es XX -es mujer- y si es XY es hombre. Nosotros creemos que el Estado, antes de proponer este tipo de leyes para los menores, más bien debiera fortalecer -a través del sistema de salud- el asesoramiento profesional como el espiritual. Estamos seguros que muchos optarán por renunciar a una equivocada decisión.
Hacemos notar nuestro disgusto y malestar a todos los congresistas liberal. Ellos, más que dirigirse a sus pares, levantaban sus vistas hacia las tribunas y se dirigían a nosotros. Su común discurso era: “Ustedes que en el pasado fueron discriminados y que cuando se legisló a su favor marchamos con ustedes”. Algunos más bien vociferaban y sus voces parecían una protesta, no solo contra nosotros, sino contra el mundo evangélico. Sus dichos eran reproches por nuestra manifestación en contra de estas leyes que se levantan contra la moralidad milenaria e histórica, y que ponen en grave riesgo el futuro de las nuevas generaciones. Desde esta perspectiva, vemos en ustedes un odio hacia Cristo y su iglesia. Nosotros nos preguntamos ¿qué vendrá después? ¿qué leyes promoverán para acallar a la Iglesia? A ello les contestamos que “la iglesia de Cristo es un yunque contra el cual se han gastado muchos martillos. Así como los martillos de los incrédulos han estado golpeando su palabra por las edades, ellos se han gastado (han muerto), más su iglesia y su palabra permanecen”. Ya lo dijo Cristo: Mat 16:18 “…las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”. Sí Oh Dios, tu Iglesia permanece para siempre. Amen.

Volver a opinión

Comentarios