Sí es posible conocer a Dios (2da. Parte)

13 Enero   412   Opinión   SERGIO RODRIGUEZ VARELA
Columnista Diario El Centro SERGIO RODRIGUEZ VARELA
SERGIO RODRIGUEZ VARELA

Consejo de Pastores.

Continuando con mi tema respecto a que si es Posible conocer a Dios, en mi anterior columna expuse que Cristo el Hijo de Dios, le ha dado a conocer (Juan 1:18), Pablo en su carta a la Iglesia de Colosa, nos dice: Col 1:15; 17 “El es la imagen del Dios invisible, Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten.” Lo anterior, Jesús mismo lo confirma Juan 17:3, “Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”. Al reconocer que Jesucristo el Hijo de Dios, y que él, fue enviado desde el cielo tal y como lo exponen las santas escrituras, entonces es posible conocer a Dios y él, en su potestad lo revela a quien, él lo da a conocer, Mat 11:27 “Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar”.
En la actualidad son muchos los que confunden este concepto de conocer a Dios, creen que observando una serie de actividades cognitivas, repetir conceptos y memorizar textos bíblicos es suficiente para conocer a Dios. Lo anterior es importante, pero el conocer a Dios, no es por una mera actividad intelectual. Conocer a Dios va mas allá, ya que consiste en una operación del Espíritu Santo en el creyente como consecuencia de haber recibido a Cristo Juan 14:26 “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. 16:13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir”. Por lo tanto será Dios mismo, en el corazón del hombre, actuando para darse a conocer a través de su Santo Espíritu y esto no es dado a los sabios, sino a los humildes de este mundo (1ra. Corintios 1: 20-31).
¿Qué que implica conocer a Dios? En el NT, el diccionario VINE define la palabra conocer del gr. ginosko = que indica una relación entre la persona que conoce y el objeto conocido; lo que es conocido, es de valor y de importancia para aquel que conoce, y de ahí el establecimiento de la relación. Por lo que conocer, a Dios, va más allá del intelecto, más bien tiene que ver con una relación de vínculo, parentesco y de intimidad con él. Por lo que cada creyente en la relación, Cristo dijo: “Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando” (Juan 15i:14); En lo parentesco, Cristo nos dio la potestad de ser Hijos de Dios (Juan 1:12); y en la intimidad, a través de la oración conversamos con él y el nos escucha (Mateo 6:6).
Los ateos y agnósticos, sin dudas dirán que soy un ignorante, no obstante, les pregunto: ¿De donde provienen las cuantiosas bendiciones que recibimos como fruto de nuestra fe en la relación con Dios? Como: Consuelo para la tristeza, el descanso para los que están cansados (Mat. 11:28) La paz en medio de las pruebas (1 Cor. 10:13). Todo proviene de Dios, quien nos entrega estos y otros muchos beneficio a través de la fe, la cual nos lleva a estilo de vida diferente a lo que el mundo vive. Mi estimado lector, le invito a conocer a Dios a través de una relación con Cristo el Señor, El Hijo de Dios. Amén.