Todos los chilenos contra el cáncer infantil

19 Febrero   559   Opinión   Dr. Francisco Barriga
Columnista Diario El Centro Dr. Francisco Barriga
Dr. Francisco Barriga

Jefe de Hematología y Oncología Pediátrica Red UC Christus

Hace unos días, las familias
de niños con cáncer
recibieron una excelente
noticia de parte del
ministro de Hacienda, Felipe
Larraín: el Trasplante
de Médula con donante no
emparentado tendrá código
Fonasa; es decir, los pacientes
afiliados a Isapre recibirán
bonificación para este
costoso tratamiento.
Es un hito histórico por
el cual la agrupación Oncomamás,
junto a Fundaciones
y algunos médicos venimos
luchando por años,
hasta que a fines de 2018
alguien nos escuchó y logró
ponerse en el lugar de
estas familias que deben
enfrentar el peor drama
de sus vidas en una total
desprotección económica.
Una excelente noticia justo
cuando comienza febrero,
el mes del cáncer infantil.
Pero si bien dimos un
gran paso, no lo es todo,
porque el Trasplante de
Médula tiene otra barrera
de acceso: encontrar a un
donante compatible. Hasta
hace un año, los médicos
debíamos buscar a estos
donantes en bancos de
sangre de cordón extranjeros,
en nuestro banco de
cordón público y en registros
de donantes de otros
países ya que Chile no tenía
uno. Eso, hasta que a fines
de 2017 llegó la Fundación
DKMS para crear un registro
de donantes en nuestro
país. Como la compatibilidad
está muy ligada al origen
étnico de las personas,
mientras más chilenos se
registren, más de nuestros
pacientes encontrarán donantes.
El llamado ahora es
para todos los chilenos, a
que se registren como donantes
de células madre
sanguíneas y pongan así su
grano de arena. Esta es una
de las pocas oportunidades
que uno tiene de dar vida
en vida, mediante un procedimiento
sin riesgos que
sólo requiere de la voluntad
y el tiempo del donante.
Para el paciente, significa
la oportunidad de volver
a nacer y curarse de una enfermedad
mortal.