Un Año Nuevo de 50 años (ii).

31 Diciembre 2018   541   Opinión   Juan Carlos Pérez
Columnista Diario El Centro Juan Carlos Pérez
Juan Carlos Pérez

Licenciado en Historia. Egresado de Derecho.

Decía yo la semana pasada que, el Año Nuevo celebrado hace 50 años fue, entre muchos, el más significativo. Terminaba en esa ocasión 1968, uno de los años definitorios de la segunda mitad del siglo XX. Al mismo tiempo pasábamos revista a los hechos más memorables acaecidos en los primeros seis meses de aquel año. Desde el recrudecimiento de la Guerra de Vietnam, pasando por el segundo trasplante de corazón, el inicio de la Primavera de Praga y el comienzo del llamado “mayo de 1968” en Paris. También ocurría en la primera mitad de aquel año el estreno de “2001, odisea del espacio” y del musical “Hair”, hechos culturalmente muy connotados, casi tanto como, en un plano diferente, lo fueron los asesinatos de Robert Kennedy y Martin Luther King.
La segunda mitad de 1968 será, igual como la primera, plena de hechos significativos para la década y el siglo XX.
En julio, por ejemplo, una Encíclica del Papa Pablo VI condenaba el uso de “la píldora”, denominación que los medios habían dado al primer anticonceptivo de acceso popular, fijando la postura de la Iglesia en un tema que claramente le distanciaba del sentir masivo. Mientras, en México se inician masivas manifestaciones estudiantiles que no cesarán ni atenuarán su violencia.
En agosto, tropas y tanques soviéticos invaden Checoslovaquia, aplastando a sangre y fuego la “Primavera de Praga”, esa fugaz llama libertaria que los checos se habían atrevido a encender, y que el comunismo no toleraría. Mientras, en Londres el grupo musical más famoso de la historia, Los Beatles, estrenaba “Hey Jude” canción que originalmente fue compuesta para Julian, hijo de John Lennon, y que sería considerada una de las cumbres musicales del grupo.
En septiembre, mientras la Unión Soviética lograba que la sonda Zond 5 orbitara en torno a la Luna y regresara íntegra a la Tierra, los Estados Unidos intensificaban su programa nuclear, detonando cuatro bombas nucleares en un solo mes, lo que demuestra las singularidades de la Guerra Fría.
Octubre de 1968 será uno de los meses que de mejor manera refleja lo mejor y peor que puede ser la humanidad. Ese mes comenzaría con la Matanza de Tlatelolco, asesinato de varios cientos (las cifras fluctúan entre 200 y 1.500) de estudiantes que se manifestaban en la Plaza de las Tres Culturas, en Ciudad de México, el día 2 de ese mes. Y 25 días más tarde, el 27, serían clausurados los Juegos Olímpicos de México, cita deportiva mundial que se vio oscurecida para siempre con la matanza ya reseñada, pese a la masiva participación de atletas de 112 países.
Tras aquel mes, los venideros serán más de lo mismo. La guerra en Vietnam se intensificaría todavía más, las manifestaciones juveniles se repartirían por el mundo y el 24 de diciembre, hace 50 años, la nave norteamericana Apolo 8 orbitará la Luna y sus tripulantes, Borman, Lovell y Anders, serían los primeros seres humanos en ver el lado oculto de la Luna y los primeros en ver el amanecer de la Tierra desde el espacio.